IQUEÑO DEL 57

brunoesposito@telefonica.net.pe

Los albos de la calle Monzón, (una pequeña bocacalle perdida a pasitos de la Plaza San Martín en Lima), era la identificación geográfica del club Centro Iqueño cuya sede debería estar ubicada en la ciudad de Ica, pero nadie la tenía presente porque la institución era más capitalina que el Suspiro a la Limeña. Los iqueñófilos se erigieron el año 1957 en campeones del torneo de Selección y Competencia de primera división del fútbol profesional peruano.

Fue debut y despedida. Nunca más Iqueño repitió el plato. El título dejó con los crespos hechos a Universitario, Sporting Cristal y Atlético Chalaco. La prensa había bautizado a Iqueño como la «sombra blanca» de Alianza Lima porque sabía derrotar a los morenos de La Victoria cuantas veces se les ocurría. El once era con Cárpena, Allen, Donayre, Castro, Del Valle, De la Oliva, Montenegro, Palomino, Olaechea, Linazza y el paraguayo Quiñones. También alternó Alfredo Huaranga Daga.

En aquel entonces no existía la Copa Libertadores de América, derechos de televisión ni en sueños. La directiva de los albos con Víctor Picasso y Alfredo Swayne se lanzó atrevidamente a animar un cuadrangular internacional en el que fueron vapuleados y goleados por Flamengo de Río. El marcador pudo ser de antología, pero se plantó en el 4 a 1. Moacyr Pinto estuvo en el cuadro carioca. 

El campeón era dirigido por el uruguayo Roberto Scarone, quien al año siguiente pasó a Alianza Lima y más tarde fue el DT de Universitario y de la selección nacional. Mientras tanto Iqueño se reagrupó para la temporada del 58 y trajo a Miguel Ortega, entrenador paraguayo, que recibió el equipo con una valla muy alta. Don Miguel también estuvo al frente del Juan Aurich. En la década del 70 Iqueño bajó a la segunda división. Hoy como otros clubes caso Defensor Lima, Mariscal Sucre. Mariscal Castilla, ha desaparecido. De la «sombra blanca» no quedó ni el aliento.

Entradas relacionadas