comuneroshistorico

Estamos próximos a un aniversario más (ya el número cuarenta) del mayor despojo de la historia que sufrió el deporte paraguayo: la pérdida del estadio Comuneros. 

Despues del tornado del 26 de enero de 1978, la Confederación Paraguaya de Basquetbol era despojada de su patrimonio sobre el inmueble de Avenida Republica y 15 de Agosto, jamás compensado y con sucesivos intentos fallidos de indemnización, en medio de dos fallos definitivos de la Corte Suprema de Justicia que obligan a la Municipalidad de Asunción a cumplir con el resarcimiento, de la que la afectada CPB todo lo que pide es la adjudicación de un terreno - en prncipio concedido de palabra pero nunca ofializado - en la zona de la Costanera, sitio ya localizado inclusive en el plano original del arquitecto Chalo Garay.

Un tornado que se precipitó con furia sobre la capital paraguaya, echó a tierra la estructura de lo que debió ser el techo del estadio convirtiendolo en escombros aquel nefasto 26 de enero de 1978.

La expropiación que sucedió al tornado tuvo efectos todavía mucho más dañinos: 40 años de vida nómada de la entidad perjudicada y colateralmente la perdida no solo para el basquetbol sino para todo el deporte paraguayo del más céntrico, confortable y apropiado recinto para los mayores espectáculos de toda indole, extendiendo el alcance a quehaceres artisticos, culturales y religiosos. 

Hasta hoy siguen soportando las víctimas de este desalojo injustificado, el más grosero, vil artero golpe que se les pudo asestar.

ENGAÑOS SUCESIVOS. No solo la CPB sufrió este verdadero atentado por parte del Estado paraguayo, sino sucesivos engaños que agravan aún más el volumen de la afrenta.

Primeramente se le otorgó una propiedad sobre Santa Rosa y España, que resultó ser un inmueble en litigio que finalmente perdió en juicio la Comuna y debió despojarle de nuevo al basquetbol para entregar al Ministerio de Salud Publica y Bienestar Social, vencedor afortunado de aquel litigio (la CPB ya ganó dos litigios judiciales y sigue esperando que cumpla la Comuna con ella).

Despues, en acto público realizado en el hotel Crowne Plaza el 16 de febrero de 2010, la intendenta Evanhy de Gallegos firmó documentos de traspaso de dos inmuebles (uno en Itá Enramada y otro en Campo Grande), siendo luego desautorizada por la Junta Municipal en una medida que respondió a la sucia politica para satisfacer a quienes le podían dar votos a los que así obraron a costa de dejar nuevamente en la calle y sin compensación a la entidad deportiva demandante.

Finalmente en tiempos en que Marcelo Bedoya fue ministro de deportes, se logró un compromiso de palabra de adjudicación de un predio, ubicado en el area destinada a espacios de esparcimiento en la obra de la Avenida Costanera. La CPB enterró en esas tierras millonarias sumas, para efectuar el refulado de las mismas y ganar tiempo para una vez que surgiera la adjudicación (se dijo entonces que solo faltaba la habilitación de una cuenta catastral), comenzar la cobra de construcción del nuevo Comuneros. En un cónclave de la CONSUBASQUET en el hotel Guaraní, incluso se presentó un material audiovisual con una maqueta animada de lo que sería el coliseo, previendose incluso un area para que al estilo de la CONMEBOL, el ente internacional cestero, que no tiene sede fisica propia, pudiera levantar un edificio contiguo.

Las palabras comprometidas se las llevaron los nuevos vientos politicos que sucedieron al penultimo gobierno primero de Lugo y luego de Franco. Pese a su raiz de deportista y ex jugador de básquetbol inclusive, Horacio Cartes hasta ahora no se ha pronunciado como se espera que lo haga.

El Estado paraguayo a tiempo de la asunción del actual mandatario, tenia dos grandes deudas pendientes con el deporte. Una, la obra del Centro Nacional Acuático del Banco Central ya está saldada. La otra, el básquetbol y el deporte todo, continúan en la amarga y prolongada espera sin respuesta.

LUCRO CESANTE. Este golpe letal para el deporte, condenó a la CPB no solo a quedar sin su patrimonio (edificio de dos pisos y estadio) sino a lucro cesante (rubro en el que la indemnización esta calculada en alrededor de tres millones de dolares) y en sus más de una decena de mudanzas, a la pérdida de valiosos documentos y trofeos. 

Justamente el deporte que le dio al país el primer título continental (1952, precisamente en el Comuneros) y que le brindó a las otras disciplinas hermanas el cobijo imprescindible en aquella época (pues no había otro escenario de ese porte), fue castigado de la forma más ruin, y lo sigue siendo hasta hoy, por quienes están obligados por la propia Constitución Nacional (artículo 84) a protegerlo y respaldarlo (los gobernantes).

Ya es hora - ya o valema - de que el Comuneros reviva en la misma zona en la que se erigió en verdadero templo del deporte, profanado por la inconsciencia de autoridades de turno y quienes le han sucedido a lo largo de cuatro décadas.

CRONOLOGIA DE VIA CRUCIS DE LA CPB

24 de abril de 1949 – Inauguración del estadio Comuneros con motivo del campeonato sudamericano de básquetbol varonil, histórico primer certamen internacional oficial continental que se juega en el Paraguay. Luego fue teatro de incontables eventos de diferentes deportes y además sede de la primera conquista internacional de un seleccionado paraguayo (sudamericano femenino de básquetbol de 1952).

28 abril de 1952 - El Paraguay al vencer en la final a Brasil 20 a 19 logra en el Comuneros su primer historico titulo continental deportivo: campeón sudamericano de mayores de baloncesto femenino.

18 de abril de 1962 – Se habilita remodelación. El aforo aumenta y se cambian las graderias de madera por estructura con base de cemento para albergar un nuevo sudamericano femenino, en el que Paraguay logra su último titulo continental.

8 de mayo de 1962 - Diez y seis años antes de la desgracia de la pérdida del Comuneros, el emblemático estadio es escenario del segundo y ultimo titulo sudamericano femenino logrado ante Brasil por 53 a 52 con infartante final y doble agónico de Edith Nunes (goleadora continental y mundial). Poco despues se cumple la primera competencia nacional de taekwondo en el Paraguay.

25 de enero de 1965 – Se disputa el pimer partido internacional oficialmente organizado en el futbol de salón en el mundo con motivo del primer sudamericano de selecciones de la disciplina. Lo ganó Paraguay 17 a 0 a Argentina.

28 de enero de 1965 - En el mismo escenario la selección nacional gana el histórico primer campeonato continental al derrotar en la final a Brasil 3 a 1.

11 de agosto de 1970 – Se funda el Comité Olímpico Paraguayo que tiene su primera sede en la Casa del Básquetbol hasta mudarse años después en una pequeña oficina ubicada en el Edificio Mercurio, en las cercanías del estadio.

19 de noviembre de 1976 – Se inaugura el histórico primer campeonato sudamericano juvenil femenino. Lo gana Brasil en final ante Paraguay. Antes, en 1972 se jugó un campeonato sudamericano de mini, cuyo titulo obtuvo el seleccionado nacional.

4 de noviembre de 1977 – Ultimo espectáculo en el estadio Comuneros – Desafío tenístico en el que Guillermo Vilas vence a Ion Tiriac. El preliminar entre el paraguayo Victor Caballero y el argentino Carlos Blanchart se convierte en el histórico primer partido de tenis en el estadio.

Jueves 26 de enero de 1978 – Una tormenta tropical de verano, en horas de la tarde, precipita gran parte de los arcos de la estructura del futuro techo del estadio Comuneros (sólo uno queda firme) y precipita la expropiación indebida del mismo al quedar prácticamente inutilizado.

16 de febrero de 2010 - Nunca estuvo más cerca la Confederación Paraguaya de Basquetbol de lograr la compensación anhelada para recuperar su patrimonio. La Municipalidad, con la firma de la intendenta Evanhy de Gallegos, firma un compromiso de traspaso de dos inmuebles. Luego la medida fue desautorizada por la politizada Junta Municipal.

26 de enero de 2017 - Se cumplieron 39 años del  episodio y del incalificable e irreparable despojo al básquetbol y al deporte paraguayo sin que llegue el resarcimiento merecido.

LAS CAMPEONAS ABOGARON SIN RESPUESTA

Las integrantes sobrevivientes de las exitosas selecciones nacionales de basquetbol femenino de 1952 (que dieron al pais su primera conquista internacional en un deporte colectivo a nivel de seleccionados), abogaron  por la causa del Comuneros presentando una nota en la Comuna. La misma tuvo entrada pero jamás fue contestada.

El mismo destino siguieron sendas minutas de apoyo elevadas por los concejales Hugo Ramirez y Federico Franco Troche.

Este es el texto del documento firmado por las campeonas:

Las firmantes, campeonas sudamericanas de básquetbol de 1952 y 1962, asistidas por el inalienable derecho de peticionar a nuestras autoridades, solicitamos formalmente que se de cumplimiento a dos disposiciones de la Corte Suprema de Justicia y se restituya a su legítima dueña, la Confederación Paraguaya de Básquetbol, su estadio Comuneros, verdadero templo del deporte, sitio histórico que albergó a toda actividad del músculo que durante sus tres décadas de existencia, se pudieron desarrollar en nuestro país.

Nos cupo la satisfacción en este emblemático escenario, de gestar los dos únicos títulos que el Paraguay hasta hoy ostenta en el baloncesto femenino continental, el primero de ellos en 1952, la histórica primera conquista internacional del deporte paraguayo todo.

En coincidencia con la vida nómada, a la que injustamente el Estado condenó con una indebida expropiación al deporte nacional todo en general y al basquetbol en particular, han pasado desde esta usurpación 39 largos años sin que se pudiera volver a alcanzar una conquista como la que Dios nos dio la oportunidad de aportar a nuestra patria.

Por ello nos considerarnos bendecidas y privilegiadas, pues ayer disfrutamos de lo que hoy, no es posible, dado que el país no puede siquiera albergar un partido internacional oficial, al carecer de un estadio con las mínimas exigencias que los organismos internacionales rectores imponen.

Si no recuperamos nuestro Comuneros, nos veremos en la penosa vergüenza de tener que jugar de locales en Formosa, (el sitio del exterior más cercano al país) donde sí, hay un coliseo que cumple los requerimientos para competencias   oficiales de nuestro deporte y de igual modo de modalidades como el caso del voleibol, el futsal y el balonmano entre otras.

Durante su existencia fue la casa de la totalidad de los deportes, con la sola excepción del futbol. Se realizaron en él históricos eventos, en variadas disciplinas e incluso se fundó allí el Comité Olímpico Paraguayo.

No solo el baloncesto sino el deporte nacional, la ciudadanía toda, merecen que sus autoridades tomen conciencia del gran daño que ha causado este atropello y se dignen en resarcir tanto perjuicio, como uno de sus organismos, la Corte Suprema de Justicia, lo ha decidido con dos sentencias definitivas incumplidas.

Lo que solicitamos y es de absoluta justicia. 

ALGUNOS HITOS HISTÓRICOS DEL COMUNEROS

24 de abril de 1949 -  Inauguración con motivo del campeonato sudamericano de varones, histórico primer certamen internacional oficial continental que se juega en el Paraguay. Luego fue teatro de incontables eventos de diferentes deportes y además sede de la primera conquista internacional de un seleccionado paraguayo (sudamericano femenino de básquetbol de 1952). 

18 de abril de 1962 - Se habilita remodelación. El aforo aumenta y se cambian las graderias de madera por estructura con base de cemento para albergar un nuevo sudamericano femenino, en el que Paraguay logra su último titulo continental.

25 de enero de 1965 - Se disputa el pimer partido internacional oficialmente organizado en el futbol de salón en el mundo con motivo del primer sudamericano de selecciones de la disciplina. Lo ganó Paraguay 17 a 0 a Argentina. En el mismo escenario la selección nacional gana el histórico primer campeonato continetal.

11 de agosto de 1970 - Se funda el Comité Olímpico Paraguayo

19 de noviembre de 1976  - Se inaugura el histórico primer campeonato sudamericano juvenil femenino. Lo gana Brasil en final ante Paraguay

4 de noviembre de 1977  - Ultimo espectáculo en el estadio Comuneros – Desafío tenístico Guillermo Vilas vence a Ion Tiriac. Preliminar: Caballero - Blanchart

Jueves 26 de enero de 1978 – Una tormenta tropical de verano, con grado de tornado, en horas de la tarde,  precipita gran parte de los arcos de la estructura del futuro techo del estadio Comuneros (sólo uno queda firme) y precipita la expropiación indebida del mismo al quedar prácticamente inutilizado.

El estadio fue asimismo escenario obligado de toda la carrera en Valentin Galeano (Kid Pascualito), el primer campeón sudamericano que tuvo nuestro boxeo, así como en 1962 fue sede del primer campeonato nacional de taekwondo y durante su corta pero muy intensa vida, fue lugar de disputa de incontables espectaculos de diversos deportes a nivel oficial nacional e internacional, dando cabida igualmente a los históricos y ya desaparecidos juegos univeristarios.

 

Las firmantes, campeonas sudamericanas de básquetbol de 1952 y 1962, asistidas por el inalienable derecho de peticionar a nuestras autoridades, solicitamos formalmente que se de cumplimiento a dos disposiciones de la Corte Suprema de Justicia y se restituya a su legítima dueña, la Confederación Paraguaya de Básquetbol, su estadio Comuneros, verdadero templo del deporte, sitio histórico que albergó a toda actividad del músculo que durante sus tres décadas de existencia, se pudieron desarrollar en nuestro país.

Nos cupo la satisfacción en este emblemático escenario, de gestar los dos únicos títulos que el Paraguay hasta hoy ostenta en el baloncesto femenino continental, el primero de ellos en 1952, la histórica primera conquista internacional del deporte paraguayo todo.

En coincidencia con la vida nómada, a la que injustamente el Estado condenó con una indebida expropiación al deporte nacional todo en general y al basquetbol en particular, han pasado desde esta usurpación 39 largos años sin que se pudiera volver a alcanzar una conquista como la que Dios nos dio la oportunidad de aportar a nuestra patria.

Por ello nos considerarnos bendecidas y privilegiadas, pues ayer disfrutamos de lo que hoy, no es posible, dado que el país no puede siquiera albergar un partido internacional oficial, al carecer de un estadio con las mínimas exigencias que los organismos internacionales rectores imponen.

Si no recuperamos nuestro Comuneros, nos veremos en la penosa vergüenza de tener que jugar de locales en Formosa, (el sitio del exterior más cercano al país) donde sí, hay un coliseo que cumple los requerimientos para competencias   oficiales de nuestro deporte y de igual modo de modalidades como el caso del voleibol, el futsal y el balonmano entre otras.

Durante su existencia fue la casa de la totalidad de los deportes, con la sola excepción del futbol. Se realizaron en él históricos eventos, en variadas disciplinas e incluso se fundó allí el Comité Olímpico Paraguayo.

No solo el baloncesto sino el deporte nacional, la ciudadanía toda, merecen que sus autoridades tomen conciencia del gran daño que ha causado este atropello y se dignen en resarcir tanto perjuicio, como uno de sus organismos, la Corte Suprema de Justicia, lo ha decidido con dos sentencias definitivas incumplidas.

Lo que solicitamos y es de absoluta justicia.

Corporación Deportiva Fénix

Comentarios

Sobre llovido mojado: aporte de Itaipú llega tarde

Se produjo lo que nos temíamos y con justificados motivos (porque los tiempos que maneja el deporte y los que rigen en las instituciones publicas y peor aun in

29-12-2017
Leer mas

cocha2017

Niní, Mujeres reales!

Especiales

Ultramaratonista paraguaya Karina Molinas logra clasificación mundial

Seguramente la mas dificil de las pruebas a la que puede someterse un atleta, es la ultramaratón, que obliga al deportista a no dormir y completar

02-12-2017
Leer mas

bolivarianosstamarta2017

Entrevistas sobre Básquetbol

Juan Pablo Feliú Campeón del Clausura 2016 con Olimpia

En medio de mucha emoción y puros festejos tras la victoria de Olimpia ante Libertad en el segundo juego del playoff final por el título del Clausura de Básque

Leer mas