Opinión

Compartir

pggpicLa vida de Edmundo "Lupi" Ramírez se apagó cual una vela que marcha hacia su irremediable destino, en la noche del martes último en IPS, después que la lucha sin cuartel que emprendió desde hace años contra un rosario de males que le persiguieron con implacable continuidad, resultó en vano.

Lo conocí en la redacción de la ya desparecida Tribuna, al lado de comunicadores de raza y de gran idoneidad, como Nestor Romero Valdovinos, José Antonio Bianchi, Fernando Cazenave, Tito Frings, Francisco Ocampos Bogado, Juan Angel Gomez, Antonio Oddone, Zacarías Colmán, Enrique Estigarribia, Bartolomé Amarilla Dominguez, entre otros.

Después se integró al grupo ese verdadero ícono de nuestro acerbo musical y folklorico como Maneco Galeano,

lupiramirezEra una época tan diferente! La redacción era como nuestra casa y los compañeros como hermanos. No nos resignabamos a completar las tareas e irnos. En el Bar Colombia de la esquina de General Diaz y 14 de mayo, o en cualquier otro lugar, abriamos la puerta de par en par a la bohemia que accedía con la excusa de esperar que salga el diario ya impreso para ver consumada la obra de la jornada de trabajo y volver despues a sumergirnos en mil anécdotas o a celebrar las muchas ocurrencias de Tito, como el título que salvó a tiempo el corrector cuando anunció que Carlos Centenario ganó el torneo del club Centurión, fruto de su creciente dislexia.

A Lupi le deciamos el campeón. Porque no había forma de ganarle en la discusión del tema que fuera. Una vez el super-jefe Romero Valdovinos parecía que lo iba a lograr. Lupi se despidió resignado y bajó del segundo piso pero antes de salir a la calle, desde la portenía le llamó por el interno para concretar un honorable y agónico "empate".

El carácter de Lupi era único. Siempre estaba alegre y no solo por ganar y ser campeón.Tenía tanta comprensión, paciencia y solidaridad con quienes a él recurrían, que una vez conoció en el curso de una reunión social a nuevos amigos y les prometió llevarlos a su casa al término de la jornada. Cuando les invitó a subir a su automovil, los casi desconocidos le dijeron, "no puede ser, porque vivimos en Villarrica". La respuesta no se hizo esperar: "Suban" les dijo y los dejó efectivamente en la puerta de su hogar en la capital del Guairá.

Su paso por el periodismo fue fecundo y extenso así como valiosisimo fue el aporte que brindó al gremio, al hacerse cargo de la presidencia del Circulo de Periodistas Deportivos del Paraguay, en tiempos en que una profunda división se había producido en el seno de la entidad.

Fue factor determinante con su personalidad aglutinante para reagrupar en las filas del Circulo a muchos que habíamos buscado otra carpa, fastidiados por el manoseo de asambleas que traían al seno de la entidad las mismas mañas y procedimientos impropios afines a la época de la dictadura.

Fue un luchador sin par. Incluso le ganó a las enfermedades durante años y hasta le hacía "trampas" al tratamiento que los médicos pedían que cumpla a raja tabla, al visitar a vecinos o amigos, sin que la "heroina" de Zulma, su gran compañera y esposa, se percatara de sus travesuras.

Uno de estos galenos, advirtió tres años atrás, que no llegaría a la Navidad. Incluso la última superó, aún deteriorado por una caida accidental que dejó sus secuelas. Terminó rebasando a enero, pero tantos ataques recibidos y uno letal, en el aniversario 25 del golpe de Estado consistente en un derrame, fue el definitivo.

Lupi nos regaló en vida incontables vivencias, siempre gratas, pintorescas y humanas, tanto porque dejaban traslucir su enorme buen corazón como por las propias debilidades afines a todos los hombres.

Por eso lo recordamos en su velatorio en medio de sonrisas y evocaciones de muy gratas experiencias que compartimos. La multitud que fue a despedirlo, es el testimonio más fiel del viaje de un justo y buen amigo, a quien desde esta columna le decimos muchas gracias por lo que nos dio y nos deja.

 

Compartir

clbpic

Itauguá es el flamante campeón de la V Liga Nacional de futbol de playa 2014, concluida este fin de semana en la cancha municipal "San José" de la ciudad de Encarnación. En el partido final, cumplido a partir de las 10.00 del domingo 2, con un contundente 9 a 5, fulminó al equipo de Areguá, que defendía el título del año pasado.

En los primeros 12 minutos de juego (recordemos que los partidos constan de tres tiempos de 12 minutos cada uno), con cuatro goles del mejor jugador y goleador del torneo, Pedro Morán, el actual campeón, liquidó el partido.

Marcó la diferencia introduciendo nerviosismo, inseguridad y descontrol total en el plantel aregueño que además sufrió la expulsión tonta e irresponsable del mejor golero del torneo: Christian Enriquez. En un arranque infantil ante una sanción cometida por él (retención por más de cinco segundos), arremetió contra el árbitro principal discutiendo acaloradamente la determinación de éste, quién ante la actitud antirreglamentaria, debió expulsar al arquero en cuestión.

El equipo azul (por el color de su camiseta) de Itauguá fundamentó su primera consagración en esta disciplina en el esquema de juego presentado en cada partido, planeado por su entrenador Francisco Coronel y ejecutado a raja tabla por sus dirigidos. Orden, paciencia, juego limpio, presión sobre los adversarios, contundencia en ataque y solidez bajo los tres palos, fueron dichos pilares y su premio mayor. El trofeo de campeón y las medallas doradas para cada integrante del plantel, fueron el diamante pulido y perfecto del juego demostrado en el partido final.

El mejor y goleador

El mejor jugador y goleador del torneo, Pedro Morán condujo al nuevo campeón del futbol playa paraguayo a su consagración, como anteriormente lo hizo con Areguá.

En este encuentro final convirtió 8 (ocho) tantos, la mitad de lo logrado en el total del torneo (16). Los goles que nos ofreció este excepcional jugador fueron de diferentes estilos: tiros libres, jugada colectiva, atropellada y sombrerito al arquero, para el deleite de los aficionados, de las autoridades y de la prensa. Posee versatilidad y una gama de recursos que le permiten sobresalir y definir jugadas que parecieran morir en la nada como lo fue su quinto gol: dominando el balón en el medio de la cancha y ante la marca pegajosa del aregueño Barrientos, amaga ir por el centro del campo y, de un flash, levanta la pelota y pega una volea clavando el esférico en el ángulo superior derecho del arco rival. Es un jugador de selección.

La campaña del monarca

Itauguá arribó al partido final derrotando a Sajonia en la primera fecha 6 a 3. Posteriormente enfrenta a Puerta de Lago en la segunda fecha en partido no concluido. El árbitro determinó su conclusión ante los disturbios violentos protagonizados por los jugadores y el banco de integrantes del plantel de Puerta de Lago. En tiempo normal, el resultado registraba un empate en 5. En semifinales enfrenta a un elenco local Encarnación) carente de ideas, garra y desorganizado desde la banca al campo de juego y lo supera por 3 a 2.

Pareciera que el encuentro fue ajustado por el resultado mencionado pero nada que ver con la realidad. Itauguá fue muy superior. Encarnación no lo apeligró en momento alguno del encuentro.

Tercer puesto

Por el tercer puesto, Centenario, en el primer partido de la jornada final (9hs) le gano a la golpeada y alicaída escuadra local, Encarnación, por 3 a 2.

La organización.

Los organizadores presentaron un evento excelente. Un campo de juego super moderno. Mejorado con relación a los años anteriores. Posee una iluminación envidiable. El despliegue de colaboradores para la diligencia de los requerimientos de cualquiera de los participantes como de la prensa no posee objeción alguna. Felicitaciones.

Horario de juego

Aquí es necesario recalcar el error garrafal de esta V Liga Nacional. Pareciera que los organizadores se olvidaron que estamos en el verano calcinante del Paraguay y sometieron al público, a la prensa, a los jugadores, a una tortura calorífica.

Teniendo una lumínica excelente, los encuentros se jugaron, especialmente el viernes y el domingo, en horario matutino, cuando el calor está en su máximo esplendor: 10 hs. Nosotros, cubiertos con protector solar y con sombrilla sufríamos ese calor quemante. Los jugadores, eran consumidos por él.

Temperaturas cercanas a los 38º, sensación térmica oscilante entre los 42º-44º y una arena ardiente que quemaba las plantas de los pies, hacían mella en loshombres que no solamente luchaban con el rival circunstancial sino contra si mismos evitando sufrir alguna insolación o un desmayo.

Cansancio, impotencia, físico desgastado, fueron los adjetivos atribuidos a aquellos aguerridos jugadores que defendían los colores de sus respectivas escuadras. En la jornada final pudimos apreciar el cansancio y el hastío de algunos atletas ante el maltrato recibido por parte del sol en complicidad con los organizadores. Escuché desde mi cabina decir a varios de ellos en un entretiempo: "Total los dirigentes no son los que juegan".

 

Por Carlos Levi. Enviado especial de Puro Deporte y Corporación Deporiva Fénix.

Compartir

pggpicParaguay cayó ante El Salvador en su regreso al grupo 2 de la zona americana de la copa Davis.

El tie fue un triunfo sin atenuantes de los centroamericanos, que aprovecharon al máximo todo lo que se les presentó ventajoso en el tie.

Nuestra selección peleó como pudo y con los elementos con que contaba. Se hizo todo lo que era necesario realizar para intentar la victoria, a partir de una organización anticipada y una preparación intensa.

Pero pesó la superioridad de los dos pilares de la representación centroamericana frente a un equipo que dispuso de la mezcla de jugadores procedentes del tenis universitario estadounidense y prometedores juniors que se proyectan.

Así como cuando por razones de edad, Victor Pecci dejó los courts y lo propio le tocó hacer a Ramón Delgado, esta era la más previsible y posible realidad con la que nos íbamos a enfrentar.

Lo importante es haber realizado el esfuerzo y nos consta que todos (a partir de la dirigencia, equipo multidisciplinario de apoyo, capitán y jugadores) hicieron lo mejor que pudieron. En el deporte muchas veces toca perder un enfrentamiento. Pero no es malo que así sea. Para ser un buen jinete es preciso caer del caballo. Pero este hecho se torna edificante cuando uno consigue levantarse. Y de esto, el actual grupo nacional de copa Davis conoce mucho y ya brindó un ejemplo de ello el año pasado en Bolivia.

Lo hermoso que tiene el deporte es que da la posibilidad de revancha. Así como en la vida, lo que cuesta se valora mucho más. Para ganar una guerra, tambien es necesario perder batallas y las derrotas ocasionales de hoy son los cimientos de las grandes victorias de mañana. Fuerza Paraguay! Todo puede ser distinto del 4 al 6 de abril, nuevamente en casa frente a Chile. Y lo que postea en su Facebook el capitán Gustavo Ramírez, es la actitud a emprender: "L os jugadores entregaron todo. Esta vez nos tocó perder, estamos tristes, pero, no tenemos tiempo para lamentar esta derrota. En abril visitamos a un temible equipo chileno por la permanencia en el Grupo II, así que no queda otra que seguir adelante".

 

Corporación Deportiva Fénix

descargadakarlogo

logobanrio2016