Opinión

Sáb12Ene 2019
Compartir

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Qué pretende Alianza Lima al haber confirmado a Pedro Gallese como un cuarto arquero para la temporada que se avecina, tanto en la Liga Profesional como en la Copa Libertadores de América. Acaso con Butrón junto a Prieto y Espinosa, aparentemente suplentes, no era más que suficiente para custodiar el arco del subcampeón nacional ?

Es muy cierta la afirmación de Ricardo Gareca cuando advierte que quiere a los jugadores seleccionados en plena actividad, o en todo caso aquellos que podrían formar parte del equipo nacional, no en descanso o calentando la banca de sus respectivos clubes. La necesidad de verlos en competencia tiene plena prioridad.

Hay algunos ejemplos que bien podrían servir de apoyo a nuestra tesis en el sentido que cualquier inversión con el ex-jugador del club Veracruz podría haberse aprovechado mucho mejor si los blanquiazules hubieran puesto sus ojos en un elemento que les hace falta, caso de la delantera que ha sido la línea con visibles flaquezas a lo largo del último descentralizado.

Los ejemplos se han dado en grandes instituciones de otras latitudes donde la rotación de dos figuras en el arco se ha debido dar sólo en caso de dos torneos, uno local y otro internacional. Acaso Alianza piensa que Butrón sea su portero en el certamen profesional y que Gallese ocupe la valla cuando le toque jugar la Copa Libertadores, es la pregunta recurrente.

La decisión, esta vez sí, seguramente está refrendada por el profesor Miguel Angel Russo quien suponemos dió el visto bueno a la contratación de un jugador de costos elevados como Gallese, cierto es, quien habrá de disputar en cada partido el titularato con Leao, éste último convertido en la gran figura aliancista a lo largo del año 2018 y que se transformó en el salvador de muchos compromisos en Matute y otros campos.

Lo positivo de la decisión es la presión que uno impondrá sobre el otro, que nadie podrá afirmar que tiene el "puesto comprado" como se dice comúnmente, que Butrón sacará ventaja en un primer momento porque la hinchada lo idolatra y la tiene en un bolsillo, y sabemos como gravita la afición en los players de los clubes grandes. En el caso de Pedro Gallese es respetado y querido como arquero titular de la selección, ahora, muy pronto, al vestir la casaquilla de los victorianos se deberá ganar la confianza del comando técnico y "robar" parte de la simpatía del hincha blanquiazul depositada por el gran Leao.

Qué pretende Alianza Lima al haber confirmado a Pedro Gallese como un cuarto arquero para la temporada que se avecina, tanto en la Liga Profesional como en la Copa Libertadores de América. Acaso con Butrón junto a Prieto y Espinosa, aparentemente suplentes, no era más que suficiente para custodiar el arco del subcampeón nacional ?
Es muy cierta la afirmación de Ricardo Gareca cuando advierte que quiere a los jugadores seleccionados en plena actividad, o en todo caso aquellos que podrían formar parte del equipo nacional, no en descanso o calentando la banca de sus respectivos clubes. La necesidad de verlos en competencia tiene plena prioridad.
Hay algunos ejemplos que bien podrían servir de apoyo a nuestra tesis en el sentido que cualquier inversión con el ex-jugador del club Veracruz podría haberse aprovechado mucho mejor si los blanquiazules hubieran puesto sus ojos en un elemento que les hace falta, caso de la delantera que ha sido la línea con visibles flaquezas a lo largo del último descentralizado.
Los ejemplos se han dado en grandes instituciones de otras latitudes donde la rotación de dos figuras en el arco se ha debido dar sólo en caso de dos torneos, uno local y otro internacional. Acaso Alianza piensa que Butrón sea su portero en el certamen profesional y que Gallese ocupe la valla cuando le toque jugar la Copa Libertadores, es la pregunta recurrente.
La decisión, esta vez sí, seguramente está refrendada por el profesor Miguel Angel Russo quien suponemos dió el visto bueno a la contratación de un jugador de costos elevados como Gallese, cierto es, quien habrá de disputar en cada partido el titularato con Leao, éste último convertido en la gran figura aliancista a lo largo del año 2018 y que se transformó en el salvador de muchos compromisos en Matute y otros campos.
Lo positivo de la decisión es la presión que uno impondrá sobre el otro, que nadie podrá afirmar que tiene el "puesto comprado" como se dice comúnmente, que Butrón sacará ventaja en un primer momento porque la hinchada lo idolatra y la tiene en un bolsillo, y sabemos como gravita la afición en los players de los clubes grandes. En el caso de Pedro Gallese es respetado y querido como arquero titular de la selección, ahora, muy pronto, al vestir la casaquilla de los victorianos se deberá ganar la confianza del comando técnico y "robar" parte de la simpatía del hincha blanquiazul depositada por el gran Leao.
Vie11Ene 2019
Compartir

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Hablar en el país de una venta o transferencia de un jugador por 1 millón 200 mil dólares no es poca cosa. Es la cifra que se pagó por la salida de Gabriel Costa de Sporting Cristal a Colo Colo de Chile que miró al uruguayo nacionalizado peruano a través del técnico Mario Salas, quien dirigió al campeón en el pasado torneo. En algún momento se supo que los dirigentes de La Florida pidieron al "Comandante", camino a Santiago, no inquietar a los jugadores celestes para no desmembrar el plantel pensando en su participación en la Copa Libertadores de América.
No ocurrió porque Costa, gran figura del inobjetable ganador del descentralizado, dejó filas rimenses para anclar en CC.
En algún momento en esta misma columna, habíamos señalado que el propio SC año 1997, vendió al lateral Martín Hidalgo al fútbol español por una extraordinaria paga de un millón 200 mil dólares, o sea una cantidad muy importante tratándose de un defensa que jugaba en la selección nacional. No se habría repetido una negociación de esta envergadura en los últimos 22 años.
Lo que llama poderosamente la atención hoy es la llegada de Christopher Gonzáles a la institución bajopontina que lo tendrá por las próximas cuatro temporadas y que ha formado parte del precio paquete pactado con el popular club mapochino, dueño de su carta pase. Nos imaginamos que los dirigentes disfrazados de entrenadores vieron en el volante, luego de su campaña satisfactoria en el 2018 vistiendo las sedas del FBC Melgar, al jugador que más se aproximaba a Costa y aún más, le dieron todo el crédito para no frustrar el negocio redondo con la institución chilena.
No creemos que "Canchita" tenga la talla ni la gravitación de Costa cuya ausencia será muy difícil de atender por parte del nuevo técnico el colombiano Alexis Mendoza. Su tendencia a jugar por el extremo derecho es la principal similitud con el viajero aún cuando está a distancia marcada de pisar el área para hacerse presente en el marcador. Costa fue goleador en Cristal, sus tantos y sus asistencias lo distinguieron a lo largo de la temporada.
Consideraciones al margen lo que sorprende es que el nuevo entrenador no pueda emitir una opinión sobre el flamante jale de La Florida, y no lo puede hacer, porque los elementos de juicio a su alcance son muy limitados. No ha trabajado en el fútbol nacional y menos aún desconoce el nivel de muchos jugadores.
Nos parece que Pautasso en FBC Melgar y Russo en Alianza Lima están en la misma condición, se deben arreglar con lo que le han proporcionado sus respectivos clubes. No es lo ideal, pero no queda otra. Por eso es que se hace necesario que los contratos con los técnicos tengan sostenibilidad y que se prolonguen por un tiempo adecuado. Así recomenzar después de cada temporada pone en riesgo resultados apetecibles. Esperamos que esto no ocurra esta vez.

Jue10Ene 2019
Compartir

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Decreto Supremo 005/2019 publicado ayer en el diario oficial El Peruano por el Ministerio de Economía y Finanzas autoriza una transferencia de 188 millones de soles, alrededor de 57 millones de dólares, para la financiación de la Copa del Mundo Sub 17 que nuestro país organizará en Octubre próximo.
Ese dinero deberá ser administrado por el directo beneficiario el Instituto Peruano del Deporte que coordinará con la institución responsable de su organización la Federación Peruana de Fútbol, que es la que pidió y postuló ante FIFA para llevar adelante el torneo ecuménico. Hasta donde recordamos fue el único interesado en concretar la cita.
Abrimos muy bien los ojos porque Perú está lleno de eventos internacionales este año, que ya habíamos destacado en un artículo anterior.
Ahora en Enero el Rally Dakar, más adelante en Julio los Juegos Panamericanos y luego el Mundial Sub 17, son tres grandes esfuerzos que está haciendo el país y que merecen todo el apoyo del público para corresponder a su organización. El Dakar tomó forma desde principios de Enero y ha encendido las pasiones en el territorio nacional donde la convocatoria es abrumadora.
Carlos Neuhaus, presidente ejecutivo del COPAL, ha reseñado que demorará en prender el interés pero conforme pase el tiempo la cosa será impresionante. No tenemos dudas sobre el particular, claro que sí, la presencia de grandes estrellas de las disciplinas deportivas ofrecerán en Lima un espectáculo nunca antes visto.
Lo lamentable de todo esto es que el país anfitrión no tendrá incidencia medallera, nos costará una barbaridad subir al podio y colgar alguna presea. Si bien Neuhaus no lo dice, nuestras chances son muy limitadas y creemos que allí tenemos un gran déficit, lo que esperamos no origine comentarios adversos al admitirse desde mucho antes que alcanzar sitios de privilegio es una empresa titánica.
Volviendo al tema inicial, el desembolso de 188 millones de soles es una barbaridad, en un país con tantísimas necesidades y urgencias, con reclamos sociales por calles y plazas, donde podríamos atender otras prioridades y darle una mejor calidad de vida a la gente, parece que el capricho de Edwin Oviedo de quedar bien con Gianni Infantino nos ha llevado a este despeñadero.
La verdad que debimos meditar mucho más semejante gasto. Es cierto que habrán inversiones en infraestructura en los escenarios de Lima y provincias, sin embargo meter la mano al bolsillo para sacar 188 millones de soles hay que tener cuajo ...