Opinión

Compartir

 

 

pggpicEl mundial de futbol nos enseña muchas cosas, las que incluso trascienden lo meramente futbolistico o deportivo y por ello ameritan que en este portal y enesta columna evaluativa se destaquen.

Más allá de lo que duele no estar presente con nuestro seleccionado nacional albirrojo en la mayor fiesta cuatrienal del deporte más popular en el orbe, seguir de cerca el evento por la cada vez mas diversificada forma de comunicación que nos invade a diario, nos deja algunas enseñanzas edificantes que vale la pena resaltar.

La afición japonesa que estuvo presente en el debut de su selección que perdió 1-2 ante Costa de Marfil en el estadio de Recife, dio un elevado ejemplo de deportividad y urbanismo.

Terminado el encuentro, miembros de esa colectividad e hinchas de origen nipón presentes en el escenario deportivo pernambucano, munidos con bolsas de basura comenzaron a limpiar los sectores del estadio que ocuparon durante la jornada dejandolos impecables.

admirablejemploAl apreciar este hecho, quedamos gratamente impresionados y deseosos de aprender e imitar esta conducta, por lo mucho que necesitamos emular estas actitudes en un pais como el nuestro en el que precisamente se da la antitesis de esta situación y hasta debemos esquivar botellas de gaseosas y otros objetos lanzados desde el interior de vehiculos particulares o del transporte público. 

Todo un ejemplo de urbanismo que dignifica y enaltece a un ejemplar pueblo de una cultura milenaria como el japonés que mostró una faceta distintiva de su carácter que en nada fue afectado por una circustancial derrota en un partido internacional de futbol.

Compartir

pggpic

Está en marcha el mundial Brasil 2014 de la FIFA. Estamos viviendo una sensación ya olvidada. Desde Francia 1998, pasando por Corea-Japón 2002, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, nos acostumbramos a ser protagonistas de la mayor fiesta del futbol mundial.

Nos toca otra vez, vivir la experiencia de mirar el evento desde afuera. No puede jamás ser igual la vivencia. Pero es la realidad con la que nos topamos en esta eliminatoria, en la que como nunca antes, tuvimos un mundial tan cerca (cruzando no más el Pantanal y la frontera) y quedamos siendo simplemente observadores lejanos.

Me tocó vivir el primer mundial en el que Paraguay logró una clasificación por mérito propio y deportivo (Suecia 1958), fuera de las dos justas precedentes a las que acudió por invitación (Montevideo 1930 y Rio 1950).

Que distinta época!  Que diferencia abismal a lo que hoy la afición futbolera recibe en materia de un verdadero arsenal informativo! En aquel tiempo, solo estuvieron presentes en Suecia dos hombres de prensa: Ovidio Javier Talavera, en representción del Circulo de Periodistas Deportivos del Paraguay y en cumplimiento de la medida que el entonces Consejoo Nacional de Depotes habia impuesto y que obligaba a toda delegación nacional de la Liga Paraguaya de Futbol a incluir un periodista en su comitiva.

Fue así que el gran maestro Ovidio Javier Talavera vivió aquel mundial in situ, pero sin tener los medios para poder transmitir la fiesta en directo.

El otro hombre de presnsa, fue el representante de Corporación Deportiva Fenix, Bernardo Garcete Saldivar, quien por medio de las ondas cortas de Radio Nacional de Suecia, enviaba sus informes.

Hoy tenemos television y radios a granel en directo, más señales satelitales, internet, redes sociales, etc. para poder vivir el mundial desde donde se nos ocurra y con la mejor forma que se acomode al lugar y las circunstancias en que estamos.

Pero hay una diferencia marcada e imposible de compensar: la albirroja ausente.

Compartir

pggpicNadie puede dudar de la calidad tenística del serbio Novak Djokovic, quien ya fue número 1 en la clasificación mundial de ATP y está en lucha franca por recuperar ese sitial con el español Rafael Nadal. También es conocido por otras facetas distintivas de su exhuberante personalidad.

Su carácter jovial y descontraído contrasta con lo adusto y serio que es el sello distintivo de más del noventa por ciento de los tenistas de alta competencia, encasillados en esa actitud muchas veces impulsada por la consabida importancia de la concentración.

Es facil apreciar sin embargo como muchas veces salen - y no de buena manera por cierto -  de ese encierro ingresando al sector contiguo de la mala educación, los gestos exagerados y actitudes groseras y antideportivas, rompiendo raquetas o lanzando con fuerza balones a cualquier parte y hasta golpeando a pasapelotas o denostando a los umpires.

En el caso de Nole, lo hemos visto también traspasar esa frontera pero hacia el lado opuesto, el minoritario sector de la buena onda.

Cuando la lluvia impidió que siguiera uno de sus juegos en Roland Garros, el serbio se sentó pacientemente a esperar a que escampe. Pero apreciando que el pasa-pelotas que sostenía el pesado paraguas que lo cubría, ya empezaba a sentir el peso de la sombrilla, no vaciló en levantarse e invitarlo a que se siente compartiendo su banquillo. Además tomó en sus manos él elemento protector para cubrir a su improvisado e imprevisto acompañante. Ahí no paró la cosa; le convidó con un refresco y entabló una conversación con el chico ante el delirio del publico que se percató de la grata ocurrencia del gran deportista serbio prorrumpiendo en una ovación.

Ese carácter tan especial y afecto a las actitudes que salen del rígido libreto del muchas veces extremado carácter formal de los profesionales de alta competencia, ya le valió el reconocimiento de sus facultades histriónicas tiempo atrás, cuando imitó las actitudes de tenistas famosos, lo que también le representó una dura reprimenda de la diva Maria Sharapova, cuyos alaridos durante los saque los emuló a la perfección.

Que bueno que en el más alto status rentado en el deporte de élite, haya quienes como Djokovic, muestren el lado cálido y más humano de estas luminarias del deporte mundial, muchas veces definidas como témpanos infranqueables.

Vea el vídeo del gran gesto del tenista serbio

 

 

Corporación Deportiva Fénix

cocha2017

Niní, Mujeres reales!

bolivarianosstamarta2017