Opinión

Compartir

 

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

A siete meses que se inauguren los Juegos Panamericanos de Lima, este medio ha accedido a una información que podría originar alguna situación imprevista en los planes de la organización, al haberse afirmado que la delegación de los Estados Unidos habría decidido no hacer uso de la Villa Panamericana en Villa El Salvador (al sur de la capital) y acuartelar a sus numerosos deportistas en un hotel cinco estrellas.
Ello significaría una baja importante para el esfuerzo que viene haciendo el Comité Organizador y sus activos directivos si consideramos que la presencia de los atletas norteamericanos en la villa es un respaldo tácito a quienes han trabajado con tanta unción y denuedo, camino a esa histórica jornada deportiva.
Los términos de la información que manejamos es que los "enviados especiales" de los Estados Unidos, que visitaron nuestro país hace algunas semanas, han observado las dificultades de la movilización hacia la zona del hospedaje y preferirían un lugar más conectado con los escenarios, por cuanto, en efecto, Villa El Salvador está bastante alejada de la capital y por ende de la Villa Deportiva Nacional y otros campos.
No se ha hecho mención al tema de seguridad que siempre es primera prioridad para muchas delegaciones, en especial, para los Estados Unidos de Norteamérica, aún cuanto se reconoce que el lugar donde se construye la Villa Panamericana no está rodeada de las mejores condiciones, más bien podría abonar en un incremento de las medidas de protección para los atletas visitantes en Julio próximo.
Se ha dicho de igual manera que la delegación de los estadounidenses utilizará las instalaciones del colegio Roosevelt en Surco, convirtiéndolo en su cuartel de entrenamiento, aprovechando que precisamente entre Julio y Agosto se dan las vacaciones escolares en el país, pese a que ciertos centros educativos particulares tienen fechas diferentes de descanso en Fiestas Patrias. Uno de ellos podría ser el Roosevelt precisamente.
Que recordemos en eventos de tanta jerarquía como Juegos Olímpicos, por ejemplo, hemos visto a nuestro tirador Pancho Boza alojarse fuera de la Villa Olímpica por cercanía al campo oficial de tiro, ocurrió por ejemplo en Atlanta 96.
Claro está que una cosa es un deportista individual que por mantener su nivel de competencia elije otra opción.
Muy diferente a una delegación completa que se aparta del alojamiento, alimentación, transporte, etc. en la Villa Panamericana que le brinda el Comité Organizador. Es un gesto que rompe la integración de los miles de atletas que concurrirán a Lima. Algo que no se siente muy grato.

 

 

Sáb8Dic 2018
Compartir

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Semanas atrás cuando se daba por descontado que FBC Melgar se frotaba las manos sabiendo que debía jugar con Alianza Lima el título del clausura y con ello, el pase a la final del descentralizado para enfrentar a Sporting Cristal, algún referente del club mistiano lanzó una propuesta que perdió peso con rapidez.
"Nosotros nos hacemos cargo del VAR porque queremos toda la transparencia en esta primera final" se dijo desde la ciudad arequipeña. No hay información alguna si es que la iniciativa fue presentada por curso regular ante el directorio de la ADFP y elevado a la FPF para de esta manera discutir su implementación, lo cual sin duda, habría sido una novedad total en el fútbol peruano. Y lo decimos porque en la división de honor del fútbol peruano el sistema todavía está en veremos.
Hoy deben estar muy arrepentidos que no fueran insistentes porque la delación televisiva casi infalible, habría determinado que Christian Gonzáles sí perforó la valla de Leao Butrón y con ello en el segundo período se pondrían adelante en el marcador por 3 goles a 1. Y en ese caso las cifras serían irremontables. La fiesta era en las calles del Misti.
Con ello FBC Melgar asumía la final con los cerveceros, ocupaba una plaza en la fase de grupos de la Copa Libertadores de América y se echaba más de un millón de soles de recaudación en el estadio de la UNSA en una de las dos finales. Es cierto que los characatos clasificaron al torneo sudamericano interclubes, pero irán a la etapa dos y tras superarla recién podrán integrarse al certamen.
FBC Melgar estuvo más cerca de ganar no sólo el jueves en la noche sino también el domingo pasado, hablamos de los 180 minutos de las acciones, no más allá. Los dirigidos por Hernán Torres lucieron un juego resuelto en busca del gol. Al marcar los victorianos el primero, lo hizo Pósito que también aumentó más tarde, los arequipeños se lanzaron en busca del empate, afinaron la puntería para batir el arco rival cosa que lograron antes de terminar el primer tiempo. Se hizo presente Cuesta. Sin embargo sonaba a poca cosecha considerando que el cuadro "dominó" estaba mostrando superioridad sobre su eventual antagonista.
En la fase complementaria aumentó Carmona y minutos después se concretó el empate 2 a 2 que obligó a los lanzamientos de penal, cuyo desenlace fue muy malo para los locales por cuanto no marcaron un solo disparo de los doce pasos de los cuatro ejecutados.
Un equipo así puede pretender concurrir a la Copa Libertadores de América ? Este hecho de por sí descalifica a cualquier club que quiere ser protagonista.
O acaso no será que los mistianos están en fase de aprendizaje aún.
 
 

Vie7Dic 2018
Compartir

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

En los años 60 cuando el Estadio Nacional de Lima contaba con la pista atlética de tierra (o ladrillo si se quiere) y había que correr con la programación del deporte base para que a más tardar a mediodía dominical el fútbol pudiera hacer uso del coloso José Díaz, eran habituales los comentarios que planteaban una disyuntiva: qué deporte debe tener prioridad, cuál se queda y cuál se va ...
No era fácil de ninguna manera. Si habían tripletes ya no se comenzaba a las 11.30 sino más de las doce. Los controles atléticos podían mal que bien ser reducidos, pero no así los campeonatos nacionales de todas las categorías que debían echar mano a los tres días, comenzando el viernes en la tarde. Era muy frecuente ver a los dirigentes ajustar sus fechas y horarios porque Lima no contaba con otro escenario, salvo el estadio Luis Gálvez Chipoco de Barranco que nunca se usó para torneos de envergadura.
Pasaron los años y las cosas no cambiaban hasta que Alan García fue elegido presidente y el año 1987 cuando Grover Pango Vildoso estaba al frente del Ministerio de Educación, se colocaron pistas sintéticas en Lima y algunas ciudades de provincias como Tacna, Trujillo, Chiclayo, sino recuerdo mal. En nuestra capital se decidió sacar el atletismo del Nacional y llevarlo a un nuevo escenario, lo que se conoció como la Villa Deportiva Nacional, Videna, que en estos días es objeto de una total transformación por parte del Comité Organizador de los Juegos Panamericanos. No hay duda, este será el legado del equipo de Carlos Neuhaus.
El almirante Pedro Gálvez Velarde ocupaba la presidencia de la Confederación Sudamericana de Atletismo y sus oficinas estaban en la tribuna occidente del estadio. Entusiasmados por la pronta inauguración de las pistas sintéticas en el país fuímos en busca del viejo dirigente, seguros de encontrar respuestas halagadoras, ocurrió todo lo contrario porque su experiencia de años más su espíritu crítico, ofreció un diagnóstico que a la fecha tiene plena vigencia.
"No saben lo que han hecho, tome nota y publíquelo, han matado el atletismo, el deporte base no se saca de ningún estadio principal en el mundo, a la Videna no va a ir nadie, ahora si le puedo decir, si algo estábamos avanzando ahora estaremos atrasados 50 años de los demás países".
Suena muy feo pero Gálvez Velarde tenía toda la razón. Son muy pocas las oportunidades en que el atletismo convoca público en la Videna, no ha logrado su objetivo. Por añadidura, Arturo Woodman, ex jefe del IPD, esta vez en el segundo gobierno aprista, (año 2009)decidió remodelar el Estadio Nacional y colocar una pista sintética de seis carriles que no sirve para nada, ni siquiera para los torneos escolares.
El almirante Gálvez habría reventado al ver semejante burrada ...

Arequipa - Perú 2018

Corporación Deportiva Fénix

baires2018

Niní, Mujeres reales!