Opinión

Compartir

opinion2Está muy bien que el ente estatal se preocupe por hacer cumplir los preceptos constitucionales. Está muy bien que se ocupe (aunque el tema no es nuevo y data de varios años atras) por precautelar los derechos de los atletas paraguayos de practicar la disciplina que eligen, con igualdad de oportunidades como lo garantiza la Carta Magna de la República.

Pero también, así como se preocupó de este asunto cuando mediáticamente alcanzó una especial difusión, debería abrir los ojos que los mantiene cerrados mucho más tiempo que el transcurrido desde la adopción de la medida que considera a los jugadores paraguayos de élite como si fueran extranjeros.

Hace 40 años la Confederación Paraguaya de Basquetbol fue victima de un atropello, de un despojo, sin resarcimiento alguno hasta ahora. Y la hoy SND, entonces Consejo Nacional de Deportes y despues Secretaria General de Deportes, no movió un solo dedo cuando también - vaya paradoja - un propio ente estatal como la Municipalidad de Asunción, cometió este grave atentado contra una entidad federada deportiva paraguaya.

Y lo que es más grave aún: desatendió y sigue sin respetar, dos fallos de la Corte Suprema de Justicia con caracter definitivo, que le obliga a devolver su sede propia usurpada y el estadio Comuneros de su propiedad a la Confederación Paraguaya de Basquetbol.

Así como hoy, la SND se rasga las vestiduras porque se plantea una disposición anti constitucional (que por unanimidad la aprobaron todos los clubes participantes en la temporada 2017, como lo hicieron en las precedentes), debiera con mucho más razón interponer su gestión para reclamar el justo derecho que le ha sido negado al ente baloncéstico nacional en tan largo e injusto litigio.

 

Ahora sale a defender - y está bien que lo haga - a los atletas. Nunca hizo nada por asumir la defensa de una entidad federada que era victima como la CPB de una indebida expropiación, jamás compensada.

En ambos casos de igual manera debiera actuar la SND. Sin embargo, no lo hace de esta forma. Se yergue en organismo tutelar del cumplimiento de la Carta Magna en el caso del reclamo presentado por Javier Martinez para que se borre la medida de cupo de jugadores paraguayos de élite. Pero se desentiende por completo y asume la detestable actitud de Pilatos en un problema mucho más antiguo y de consecuencias nefastas para el deporte que dió las primeras glorias deportivas al pais y dejó de brindarlas a tiempo en que un ente gubernativo nacional le asestó un golpe de KO, pese al cual sigue contra viento y marea batallando, siendo capaz de generar resurgimientos como el de la época del Palacio de los Deportes de los años noventa y este renacer actual con finales espectaculares, de lo que es exclusivamente responsable el propio basquetbol con una costosa autosuficiencia que nada tiene que ver con algún apoyo estatal.

O acaso con su silencio (quien calla otorga) avala que la Municipalidad viole la norma constitucional y la tan conocida prelación de las leyes, en la que hasta cualquier profano sabe que lo que dispone la Corte Suprema de Justicia con caracter definitivo (y en este caso por partida doble) es indiscutible y se debe cumplir a raja tabla? No es la posición de "ñembotavy" de la Comuna contraria a lo que expresamente establece la Constitución Nacional?

 

Esperamos que este celo por el orden institucional que debe imperar en el pais en todos los àmbitos y el deporte no puede ser la excepción, tenga alcance tambien en el tema Comuneros.

Duele ver que el Estado (llamese gobierno central, comunal o la propia Secretaria Nacional de Deportes) se acuerde del basquetbol cuando haya que asestarle golpes (como la expropiacion) o sanciones y se olvide por completo a la hora de darle el apoyo que necesita para recuperar la preminencia que tuvo en tiempos lejanos y que no la perdió por su propia responsabilidad, sino por la irresponsabilidad de quienes han atentado contra su vida y supervivencia. 

Compartir

juopicAsí como es un error muy popular asumir que la famosa cita de "Ladran Sancho, es señal que cabalgamos" perteneció a Don Quijote de la Mancha, o a alguna obra del célebre novelista y poeta español Miguel de Cervantes, también lo sería asumir que el contexto de dicha cita vaya acorde con la actual catarata de comentarios que hacen referencia al Básquetbol Paraguayo, que hoy se encuentra desarrollando la definición de su Torneo Apertura 2017 a nivel Metropolitano Masculino, entre los conjuntos de Olimpia y Libertad.

Este jueves vivimos el juego 2 de la Serie Final del Apertura Basquetero, donde un Libertad bien afinado superó 99-90 al poderoso Olimpia, que a su vez había ganado el primer partido 105-78. Esta situación, obliga a la definición del título en un tercer y último juego por el Certamen, que se estaría disputando el jueves 13, y no el lunes 10 de julio, como en un principio estuvo programado.

Apenas culminado el encuentro, salieron a la luz todo tipo de comentarios que ni rozan lo deportivo, enfocando cada una de las cámaras y luces, no en los grandes atletas, que deberían ser los protagonistas de este gran espectáculo, sino en el comportamiento de dirigentes y algunos fanáticos no tan adecuados al ideal de un hermoso deporte como lo es el Básquetbol. En teoría el Básquetbol Paraguayo, hoy está en boca de todos. Las Redes sociales y medios de comunicación no se cansan de hablar al respecto, pero no es exactamente de Básquetbol lo que se habla. Se comenta: o el hecho de que un directivo arrojó una botella a la pista y fue sorprendido por las cámaras de la TV que atestiguan tal situación y luego pidió disculpas justificando o no su actuar; o también que el karaku de los comentarios se centra en las agresiones que se vivieron en el León Condou este jueves, apenas culminado el encuentro deportivo.

Muy aislados quedaron los comentarios como la gran noche que tuvo el paraguayo Ramón "Bebencho" Sánchez quien fue el máximo encestador del juego, o la efectividad del trabajo defensivo de Libertad, como la eficacia de sus tiros en la línea de tres puntos, o como se le cerró el aro a algunos jugadores de Olimpia, o el protagonismo intacto del norteamericano McCullough en Olimpia, o la presencia de Javier Martínez(considerado por muchos como el mejor basquetbolista paraguayo de todos los tiempos) o los balones perdidos que fueron más que de costumbre en el franjeado, y situaciones salidas del enfoque o concentración, que terminaron por dejar como ganador del encuentro al gumarelo, en un juego muy distinto al primer enfrentamiento final donde Olimpia fue claro dominador de las acciones.

Las imágenes, noticias, comentarios, opiniones y repercusiones en general, se enfocaron en un circo mediático que además de manchar a la esencia deportiva y al gran nivel de juego con tantas figuras de calibre internacional en nuestro medio, se robaron el espectáculo para ellos solos. El fanatismo ciego de quienes no tienen el mayor interés en lo deportivo, pudo más que todo el trabajo y esfuerzo que realizaron los verdaderos protagonistas que hoy están luchando por ser campeones. Eso duele, y mucho. Jugadores, cuerpo técnico, dirigentes, familias y todas las personas que estuvieron a lo largo de la temporada haciendo lo que esté a su alcance, dando lo mejor de sí mismos para lograr una superación deportiva, quedaron en el ninguneo absoluto de nuestros medios y comentarios por hechos que deberían quedar condenados en el olvido, tras acciones que puedan dar garantía de que no vuelvan a suceder.

Ya hubo antes un gran eco por una regulación en el Sistema de Competencias que ya regía desde hace varios años, pero debido a que uno de los equipos contrató más jugadores considerados de nivel internacional, de los que se permite por partido, el desenfreno mediático arrolló con todo tipo de polémicas al respecto. Sobre ese punto, no ocurrió otra cosa que un equipo decidió que no bastaba con los internacionales que ya tenía, contrató a más, y esto obligó a que según criterio del entrenador, uno de ellos tenga que descansar por cada partido. Que la reglamentación sea o no ideal para todos, es otra cosa, y tiene sus tiempos y medios, ya que una vez que se ponen de acuerdo a nivel dirigencial, no hay más que hacer que aceptar y cumplir lo reglamentado para cada certamen.

El Básquetbol Paraguayo no está pasando de lo mejor como se puede pintarlo por los jugadores que se ven en estos juegos finales. La Confederación Paraguaya de Básquetbol ni tiene casa propia y anda deambulando hace más de 39 años tras el escandaloso despojo del Estadio Comuneros y sus instalaciones, por parte del estado paraguayo, que tras dos fallos de la justicia que resolvieron que la Municipalidad de Asunción debe resarcir los daños económicos a la entidad basquetera, sigue todo en el opareí, en el ñembotavy.

Cada vez hay menos equipos compitiendo en la Primera División, y desde el año pasado siquiera hay uno en la Categoría de Ascenso, porque ni se jugó tal categoría. Por qué? Que es lo que pasó? o Sigue Pasando? Interrogantes que poseen una y mil versiones o hipótesis que vamos a dejar para otra ocasión.

En una suerte de manotazo de quien estuviera por ahogarse, dentro de una difícil situación económica en que se vió la CPB al inicio de este 2017, la misma extendió a 3 el cupo de internacionales en nuestra liga, que hoy aportaron mayor atención y espectáculo en nuestras canchas. Esto también generó criterios opuestos, ya que están quienes consideran una gran acertada por el gran espectáculo que se ve tras cada juego; así como están los que opinan que con más extranjeros se está dando la espalda a valores locales que quizás hubieran llegado a consolidarse cómo deportistas de gran futuro, y luego tener más opciones para defender nuestra Selección Nacional. Tampoco vamos a escarbar dentro de estas líneas al respecto, porque no es la idea central de ésta opinión.

La idea central trata de que nos parece fantástico de que el Básquetbol Paraguayo esté en boca de todos, pero es desalentador que de lo que tanto se hable no sea realmente de Básquetbol, sino de situaciones ajenas a lo deportivo. Y cómo no podemos confirmar que estamos en el mejor camino, tampoco podemos aplicar la cita de "Ladran Sancho, es señal que cabalgamos", pero podemos modificarla en otra: "Ladran Sancho, pero no porque cabalgamos".

Le queda un juego más al Apertura 2017 de nuestro tan manoseado Básquetbol, y esperemos que gane el mejor y no tengamos que volver a hablar de actos bochornozos por sobre lo deportivo. Quizás no seamos muchos quienes sigamos teniendo fé de que volverán tiempos mejores, donde realmente GANE EL BASQUETBOL en nuestro país, pero sigue habiendo gente con esa fé. Como las brujas en las que no creo, pero de que las hay, las hay.

 

Compartir

opinion2Los mal llamados deportes menores siguen dando las alegrias mayores. El fin de semana último registró nuevamente dos grandes impactos que produjeron disciplinas que no tienen el impacto que pese a sus malos resultados, el futbol genera ultimamente. 

Primero fue el atletismo con el histórico logro de Carmen Martínez, primera paraguaya campeona sudamericana absoluta en la historia de la modalidad en los diez mil metros en el emblemàtico primer torneo continental de mayores que se realizó en el pais en 98 años.

Ciertamente, la FPA ahora encabezada por el doctor Miguel Carrizosa, tuvo la valentìa de llevar a cabo en menos de tres meses, una competición tan compleja que no la habìa podido realizar en 98 años de historia que cumple este que es uno de los certamenes màs añejos de toda la historia del deporte sudamericano.

Horas despues de la clausura del evento continental del deporte madre, el handbol femenino, generò otro suceso de gran destaque: la tercera clasificación de un seleccionado mayor a una competencia mundial, cuando Paraguay venciò en la ultima fecha a Uruguay en Villa Ballester, Argentina y se subiò por primera vez a un podio panamericano para ganar el pasaporte a la justa ecuménica de la proxima temporada invernal germànica.

Fue la septima clasificación mundialista, sexta del balonmano femenino y tercera en el plano adulto.

Aquí no para la cosa. El golf sumó en una justa de trasplantados un singular suceso en Malaga, España, donde la deportista paraguaya Tatiana Benitez consiguió el título de esta disciplina en los "XXI Juegos Mundiales de Deportistas Trasplantados". 

El cultor paraguayo del tiro con arco, Alejandro Benítez, en disputa del campeonato continental en Guatemala, al cabo del primer dia de competencia encabeza la clasificación en la modalidad de recurvo olímpico.

Gracias a esta fantástica gestión se halla en primera ubicación en la clasificación general del ranking mundial con 645 unidades, puntaje que constituye un nuevo récord paraguayo en la especialidad de arco recurvo olimpico. 

El karate, sumó tambien un oro y una presea de plata en el arranque del 17o. sudamericano realizado en Santa Cruz, Bolivia. Jesús Serving obtuvo oro en la división hastga 63 kilos y Carlos O' Hara plata en infantil hasta 50 kilogramos.

Y el ajedrez igualmente produjo en el mundial de discapacitados otro gran resultado, al conquistar el titulo de la categoria U16, el paraguayo Jesús Barrios quien compitió bajo la dirección del maestro Ricardo Kropf.

En vísperas de un nuevo episodio internacional de nuestro deporte más popular con su selección nacional incursa en otro amistoso ante México en los EEUU, albergamos la esperanza y el deseo que nuestros representantes en la Copa Sudamericana, que inician otro capitulo en el gran evento internacional de clubes, puedan inspirarse en el edificante ejemplo ganador de especialidades del mùsculo que cada vez y no con poco esfuerzo, asì como se posicionan mejor en la escena internacional, merecen una mayor consideración y estima que puede empezar por lo menos erradicando esa despectiva denominación de menores.

Tiempo atrás impulsamos la iniciativa de dejar de llamar divisiones inferiores, reemplazando ese mote por el de formativas. Que bueno será dejar de escuchar la mención deportes menores.

Corporación Deportiva Fénix

bolivarianosstamarta2017

ODESUR Juventud 2017

Niní, Mujeres reales!