Opinión

Vie16Nov 2018
Compartir

 

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Hacía mucho tiempo que no veíamos a un Perú tan desdibujado, lejos de esas presentaciones satisfactorias, pese a que en algunos casos, no nos retirábamos con el triunfo, pero aún así encontrábamos un equipo con patrón de juego, mostrando vergüenza deportiva y lo más sugerente, luchando hasta el último minuto.
Todo lo contrario ocurrió anoche. Una manifiesta desatención en muchos momentos del juego, orfandad ofensiva donde no hubo como superar el trance, al margen de no tener figuras que destacar, por lo tanto, muy lejos de lo que pretende el comando técnico. Habría que indagar lo sucedido con el ataque donde nadie hizo daño al meta Domínguez. 
Ruidíaz con la divisa nacional nacional aportó muy poco, Farfán en lo suyo, intentó sin suerte alguna aunque no buscó el área, Flores pasó desapercibido y Benavente que fungió de falso nueve jugó en una posición que no le es habitual, él más bien se tira más a la banda izquierda.
Si bien en Setiembre pasado volvimos de Europa sin exhibir resultados positivos cuando perdimos frente a Holanda y Alemania, no estuvo en el balance considerar actuaciones discretas porque habíamos enfrentado a dos equipos de talla mundial. Si bien la escuadra de los Países Bajos no participó en el Mundial de Rusia, eso no desmerecía ni por asomo jugar ante la "naranja mecánica". En cuanto a los germanos está demás decir que el campeón del mundo tuvo que bregar más de la cuenta para imponer condiciones.
Gareca entendió que era necesario hacer algunas modificaciones y alinear esta vez en la zaga central a Ramos con Abram, pudo ser Araujo. La pareja dejó que desear, en ambas anotaciones fueron incapaces de impedir los remates para batir a Gallese. Entre los ecuatorianos Preciado y Antonio Valencia hubo una conexión fatal que dejó maltrecha la zaga peruana, sin capacidad de reacción.
Con Ecuador en los últimos años los resultados nos favorecían porque éramos superiores. El triunfo de mayor importancia fue el año pasado en Octubre cuando volvimos con el 2 a 1 desde Quito y con grandes chances de clasificar al Mundial.
Todo podría indicar que ha sido un paso en falso y que debemos tomar las cosas con calma tras este 0-2 en contra en Lima. Jugadores en vestuarios dejaron entrever que si bien fue una mala noche, no había más que decir respecto de un duelo que no nos favoreció en algún momento.
No fue la mejor de las celebraciones en el día del Hincha ...

 

Jue15Nov 2018
Compartir

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Con frecuencia solemos escuchar que debemos mirar hacia adelante, evitar con ello, revisar los hechos del pasado, porque finalmente el futuro es lo que orienta nuestras vidas.
Aquello lo vivimos intensamente más aún cuando nos sucede algo que no tiene remedio y nos decimos a nosotros mismos que hay que "voltear la página".
No es una teoría a rajatabla, muchos menos una premisa que debemos aceptar cuando nos estamos refiriendo a retrotraer lo que sucedió el 15 de Noviembre del 2017, cuando en el repechaje vencimos a Nueva Zelanda por 2 a 0 y obtuvimos los boletos para concurrir al Mundial de Rusia, esa gran fiesta del fútbol universal que durante 36 años nos había cerrado las puertas, dejando siempre con la consabida profecía de "requerimos de un proceso serio, a largo plazo, para alcanzar lo que ambiciona el país", o "falta trabajo en las divisiones menores" o también, porque no, al sentenciar "que nuestros entrenadores recorran el territorio nacional con capacidad de convocatoria".
Fue acaso un milagro o nos dejamos atrapar por la seriedad del argentino Ricardo Gareca quien ni en los peores momentos, perdió la compostura. No hablo de los mejores momentos porque allí en plenos amargones apareció el mismo profesional sereno, sin las sinuosidades de un alambique, es decir, siempre igual (o casi igual) al que conocimos desde su arribo.
Usó un plantel numeroso, las estadísticas no es nuestro fuerte, pero sí debemos hacer mención que echó mano a un abultado plantel en el que prefirió realizar pocos cambios para cimentar su trabajo, exitoso y revitalizante, darle confianza al jugador, proscribir a los que menos jugaban por sus clubes, en el entendido que a su juicio menos aportarían, sabiendo esperar a los lesionados los recuperó con paciencia.
No hubo críticas desbordadas, por fortuna, aquellas por ejemplo de los sabihondos, "que malos cambios hace Gareca, es buen entrenador, pero no es un buen técnico".
El señor Gareca tampoco se volvió loco cuando entró en crisis Guerrero, no le dió bola a los cuatro fantásticos y con palabras muy educadas le dijo a Pizarro que ya no había cupo. Es decir, con nadie se enojó, pero tampoco dejó de hacer precisiones con el propósito de demandar respeto porque "la última palabra" siempre la tuvo él.
Hoy a manera de conmemoración por el aniversario jugamos un amistoso con Ecuador. Linda jornada a estadio lleno para recordar lo que fue, para que la afición nuevamente diga presente como lo hizo de manera tan extraordinaria en canchas rusas. Para seguir echando más añoranzas ...

Jue15Nov 2018
Compartir

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Nos escriben sobre lo que sucede en el Sport Boys y su discreta campaña que a última hora le ha permitido conservar la categoría.
Da que pensar que un club con tantísima trayectoria en el fútbol nacional no pueda ofrecer un campeonato acorde con sus palmares. Una verdadera lástima que se encuentre intervenido, ya sería hora que sus verdaderos dirigentes retomen la batuta.
Nosotros hicimos referencia días atrás a la temporada que está por terminar y los malos resultados que desde un primer momento sumó el cuadro de la calle Colón.
Precisamente quienes discrepan con la gestión de la Administración Temporal a cargo del ex jugador Johan Vásquez no dudan en señalar que se deben dar explicaciones como a lo largo de los últimos meses, desde Febrero a la fecha, los rosados contaran con cinco entrenadores, a saber el uruguayo Mario Viera, Manzanita Hernández, Wilmer Valencia, el argentino Fernández que se fue sin que lo despidieran y el ex zaguero Jesús Alvarez.
Un caso digno de tomar en consideración, si admitimos que cada uno recibía (lo recibía ?) un salario y que a mitad de camino el contrato o acuerdo fuera suspendido unilateralmente (salvo Fernández), nos imaginamos que más de uno intentará cobrar la penalidad por la quiebra, lo que incrementaría la ya abultada deuda que tiene Sport Boys.
Y a esto cabe añadir lo que fue la contratación de elementos que no aportaron, caso de los jugadores Juan Diego Gutiérrez, Damián Ismodes, Renzo Sheput, Mario Tajima, el panameño Luis Tejada (salvo chispazos), o cuando se firmó un acuerdo con la institución Esther Grande Bentín sobre servicios futbolísticos (jugadores menores, dos mayores y su infraestructura) abonando una mensualidad nada despreciable de 30 mil dólares.
Estos errores se pagan y han perforado la raleada economía del club porteño que como decíamos días atrás, la hinchada podría haber tenido una mejor respuesta para fortalecer su economía y más bien, con tan poca respuesta, era y es casi imposible mantener la institución que no sería nada raro el año entrante también se debata en una crisis más.
Academia Cantolao, el otro equipo del Callao, con sólo 2 años en el ámbito profesional, ha tenido una campaña visiblemente superior a la de Sport Boys. Quizás sin los apuros de los rosados y con gente que pudiera tener más tranquilidad en tomar decisiones, ofrecieron una actuación digna, sin mayores estridencias, aunque mostrando que están en el camino correcto.
El Boys tiene un pasivo muy grande que está obligado a dejar atrás.

Arequipa - Perú 2018

Corporación Deportiva Fénix

baires2018

Niní, Mujeres reales!