Opinión

Compartir

pggpicDos grandes exponentes del futbol, casi contemporáneos, nos dejaron en el corto intervalo de dos semanas.

Primero falleció en su Buenos Aires natal, el pasado 10 de marzo, el "Mariscal" Roberto Perfumo, polifacético deportista que amén de ser un excepcional zaguero que lució alto en el futbol argentino y brasileño extendió su consideración y fama más allá de su pais mereciendo reconocimiento mundial. Su carrera la supo prolongar con igual eficacia e idoneidad en otros oficios ligados al futbol, como la dirección tecnica (incluso aportó su capacidad como entrenador exitoso en el club Olimpia de nuestro pais) y ultimamente como dirigente y periodista deportivo.

Después, nos dejó Johan Cruyff, otra figura que trascendió a la fama ecuménica, siendo el estandarte de la "naranja mecánica", marcando un nuevo concepto en el futbol mundial con la exposición de su juego total, que borró la rigidez de posiciones de los jugadores en las canchas. Holanda no pudo ganar mundiales, pero su escuela dejó impregnada su sello para siempre en el popular deporte.

El gran deportista holandes, estuvo muy identificado con el club Barcelona y con la ciudad condal donde completó sus dias el 24 de marzo de 2016. Los catalanes lo han tenido siempre como un referente colaborador y lo adoptaron como ídolo.

Tanto en uno como en otro luctuoso acontecimiento, los mensajes de pesar invadieron las redes sociales en todo el mundo.

Este portal, pese a que centra su atención y desarrollo circunscribiendose al area de acción de deportistas paraguayos, de quienes los recien fallecidos tambien han sido verdaderos arquetipos, no puede estar ajeno al pesar y al sentimiento de duelo que estos luctuosos hechos han desatado y asocia sus expresiones de pesar.

cruyffperfumo

Mundial 1974, el primero de Cruyff. el último de Perfumo.

 

Compartir

pggpic

No surgieron por generación espontánea. Ni aquí ni en otros paises de Sudamerica ni menos en Inglaterra. Los cada vez más temibles y menos deseables "barras bravas" en esta parte del continente, a diferencia de lo que ocurre en el Viejo Mundo, siendo amos y señores del entorno trágico de los partidos de futbol de gran convocatoria, antes que desaparecer como ocurrió en las canchas británicas, se manifiestan con más fuerza y siguen sembrando pánico y alejando a los auténticos hinchas de los estadios.

La historia tristemente se repetió en ocasión de nuestro último superclásico. Esta vez la victima fatal fue un hincha de Olimpia de tan solo 18 años.

 

Estos grupos nada tienen que ver con quienes sienten afición por un deporte. Son más que hicnhas, vividores y oportunistas, que amparados por la impunidad, so pretexto de alentar a una determinada escuadra, dan riendas sueltas a sus más bajos instintos y a lo que la degradación humana a ultranza los ha conducido, bajo los efectos del mayor flagelo que tiene la sociedad de nuestros dias: la droga.

Hinchas eran los de antes. Y jefes de hinchada verdaderos caballeros apasionados y fervorosos pero respetuosos y respetados como un Heraclio Zamphiropolos en Cerro Porteño o un Pibe Villalba en Olimpia o Emilio Olitte en Libertad.

Quienes prostituyeron el futbol son aquellos que comenzaron a dar alas a cuervos disfrazados de hinchas, repartiendoles entradas a cambio de aliento en las tribunas. Pero no se dieron cuenta que estaban criando a fieras que luego les devorarian los ojos y que hoy incluso lejos de los estadios, so pretexto de una rivalidad deportiva, se ensañan con quienes no tienen el mismo sentimiento deportivo.

Mucha gente hoy no va a los escenarios futbolisticos por temor a que la galopante violencia les salpique.

Este ya no es un tema que debe solucionar solamente la dirigencia deportiva que lo causó. Ha tomado connotaciones sociales importantes, al punto que ya rebasa lo meramente deportivo y se expande al ámbito social y penal.

Los hinchas ingleses causaron verdaderas catástrofes como la de Heysel, cuando cientos de "tifosi" italianos perdieron la vida.

La respuesta de las autoridades británicas puso coto a la cuestión cuando las blandas leyes que castigaban a culpables de desmanes, se convirtieron en duros castigos con privación de libertad por años.

Asesinos potenciales hoy están entre rejas y las canchas sin alambradas que separen a los verdaderos hinchas que ocupan los asientos a la vera del campo de juego.

El caldo de cultivo más fecundo para que siga imperando la violencia es la impunidad.

Más que las autoridades deportivas, hoy quienes legislen y quienes hagan cumplir las leyes en el pais, tienen la palabra.

Compartir

 

pggpic

En la noche del jueves 18 de febrero de 2016, la límpida y laureada historia del futbol de salón paraguayo fue victima de una lamentable mancha, un verdadero atentado contra el fair play.

 

En la última jornada del repechaje 1 de la eliminatoria del campeonato nacional, cuyas finales aguarda Concepción, se produjeron lamentables situaciones que en nada concuerdan con los méritos de un deporte que ha sabido ganar el afecto de los paraguayos al punto de constituirse en la disciplina de mayor divulgación en el pais y la más laureada a nivel internacional en todos los órdenes.

Las sospechas de eventuales manejos turbios y manipulación de resultados entre quienes ya prematuramente estaban eliminados y quienes todavía mantenían latentes sus esperanzas clasificatorias, comenzaron muy temprano, cuando en el afán de precautelar la deportividad y el juego limpio, el Consejo Federado Area Interior de la Federación Paraguaya de Futbol de Salón, propició un cambio repentino de programación, ordenando el cumplimiento en forma simultanea y en dos diferentes escenarios de los partidos que estaban armados por la ultima fecha con doble programación.

Fue así que se envió a Villa Hayes el juego de Benjamín Aceval con el ya eliminado José Falcón y se quedó donde originalmente estaba programado el cotejo entre Mariano Roque Alonso y Fernando de la Mora.

Ya en disputa de los lances, comenzaron a aparecer los "fantasmas" que antaño ensombrecían los espectáculos deportivos nocturnos, si bien hoy es pan nuestro de cada dia: los repetidos cortes de energía, pese a que tenemos Itapu, Yacyretá, Acaray y Monday.

Las sospechas fueron creciendo cuando en una desesperada intentona de evitar irregularidades, los veedores de los dos juegos pararon cronómetros para sincronizar la simultaneidad de los lances.

Estas desprolijidades están muy lejos de la tan reconocida seriedad de la disciplina que ha dado muestras a lo largo de más de medio siglo de su capacidad de organización.

Y por si todo esto fuera poco, llegó una lluvia de goles en los dos escenarios en una loca carrera para buscar la diferencia que podía abrir la puerta de la clasificación.

Así, en el Chaco Benjamín Aceval terminó ganandole 14 a 3 al ya eliminado Falcón. Y en Mariano Roque Alonso, el resignado Fernando de la Mora que matemáticamente comenzó la jornada con perfil todavía vigente de eventual clasificación, terminó resignandose y comenzó a recibir un raudal de goles en contra hasta que el marcador quedó 13 a 4.

La burda manera como se manejó la situación, que es una verdadera bofetada que no merece este hermoso deporte, abre de par en par la puerta de la intervención del organismo punitivo de la FPFS quie debe actuar de oficio.

El fair play pide a gritos que se lleve a cabo una investigación y que haya ejemplarizadoras sanciones para los responsables (de comprobarse su culpabilidad) de estos hechos tan lamentables, que ojalá no se repitan en el futuro para lo cual es imprescindible que no queden impunes.

El futbol de salón merece que quienes hoy lo dirigen, sepan defender y precautelar su rica historia.

 

Corporación Deportiva Fénix