Opinión

Mié30Ene 2019
Compartir

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Cuando hacemos un anticipo objetivo de nuestras posibilidades en los Juegos Panamericanos de Lima, asunto sobre el cual ayer volvimos a expresar ciertos conceptos, nos queda la sensación que no tenemos mayor chance en la fiesta a realizarse en nuestra capital y el Callao a partir del 26 de Julio del año en curso. Lo cierto es que estamos quizás muy concentrados en ver lo que ha de suceder en los JJPP, pero ello nos aleja de la dura realidad que nos deparan deportes de gran éxito en décadas pasadas en el país, hoy virtualmente pulverizados, sin opciones reales y sin ninguna capacidad de convocatoria.
Hemos mencionado varias disciplinas. Sinteticemos en sólo tres. Básketball, ciclismo y boxeo.
En el baloncesto Perú ha tenido resultados exitosos aún siempre por debajo de las grandes potencias sudamericanas. Es imposible no recordar, ni dejar de mencionar a Ricardo Duarte, scorer de los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964 cuando en un solo partido anotó 44 puntos, cifra que según sus propias declaraciones se mantuvo imbatible en cinco ediciones. Además, nuestro seleccionado nacional de damas ganó en Lima el campeonato sudamericano derrotando en la gran final a Brasil en el Coliseo Amauta, ante más de 8 mil espectadores. El equipo dirigido por el norteamericano James Sims tenía en sus filas a Karin Junek, Rosa Quelopana, Bertha Román, Mariela Picasso, Carmen Penagos, Doris Delgado, Shillah Allison, Marilú Meléndez, Elvira Quintana, entre otras.
El ciclismo ha tenido jornadas épicas con Teófilo Toda, en la década del 60, luego aparecieron Gilberto Chocce y Ramón Zavaleta que intentaron competir en Europa sin mayor fortuna, pero echando prestigio al ciclismo nacional de ruta. Dentro de la precariedad de nuestros escenarios, apenas un velódromo en Arequipa y otro en malas condiciones en el Puente del Ejército dirigentes y deportistas mostraron enorme entusiasmo.
El boxeo ha sido de grandes figuras en el Perú. Antonio Frontado, Mario Verano, Mauro Mina el más grande, Marcelo Quiñóñes, Fernando Rocco Castro, Luis Ibáñez, Orlando Romero, Oscar Rivadeneyra, en los últimos años Alberto Rossel, Jonathan Maicelo, Kina Malpartida, en fin, hay una lista bastante amplia, hoy no tenemos ningún púgil de destacar mirando los Juegos Panamericanos.
Qué vamos a presentar en ese gran evento ? Cómo enfrentamos una crisis en tres deportes populares, con historia en el país, el básket y el boxeo, cada uno con un gran público, no así el ciclismo. Sólo aceptar nuestras limitaciones y haber estado muy alejados de hacer lo más adecuado. Así nos conformaremos. Cómo se ha podido destruir estos deportes. Lo que vivimos es un crimen y lo más increíble no hay responsables. El colmo.

Mar29Ene 2019
Compartir

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Las obras en Lima y el Callao avanzan sin tregua, ni descanso. Estamos a seis meses de los Juegos Panamericanos y ya se siente el desarrollo extraordinario de las nuevas edificaciones que lucen imponentes, que convertirán a nuestra capital y la Provincia Constitucional en elegibles para eventos deportivos del más alto nivel en el futuro. Este descomunal escenario que renueva nuestro espíritu tiene un funcionario responsable. No es el único pero sí el conductor de la gestión. El ha estado día y noche, me imagino sin descanso, haciendo hasta lo indecible por cumplir con esas metas desde que asumió el reto en el año 2015.
Nos referimos a Carlos Neuhaus que decidió abandonar sus obligaciones en el sector privado (banca, petróleos, comercio) para meterse de lleno a una tarea fatigante, de retos y expectativas, sembrada por el tesón de una persona que nunca bajó los brazos.
Se hace frecuente las opiniones de dirigentes y entrenadores respecto de las posibilidades de Perú en los juegos. Poco se habla de las obras y la transformación de la capital. Cuando se buscan evaluaciones en materia de logros nos dicen que no hay chance. Son palabras que sólo traducen una verdad. El fracaso asoma en materia de resultados. Es un doloroso anticipo de gente que no es improvisada, de personas que han estado en la dirigencia o en el deporte en sí. Se advierte que no tenemos nada en boxeo, el básket, la natación, el ciclismo, el beisball, el tenis de mesa, entre otros, a los que sumarán un número importante de deserciones.
No ha habido una adecuada preparación de nuestros atletas, de ninguna manera, que esperábamos, nos preguntamos, cuando los años se fueron pasando inexorablemente sin que nadie se encargara de detener el riesgo de no reaccionar a tiempo. No había otro Neuhaus en el IPD o alguien que se preocupara de este factor A1 en la materia.
Terminamos. Hace unos días leíamos en los principales diarios que se había tomado una decisión que no tiene nada de nuevo respecto de lo que ha ocurrido en otros grandes juegos como los Olímpicos que desde Atlanta en el año 1996, cuando los organizadores decidieron destinar grandes avenidas a convertirlas en pistas dedicadas o exclusivas para el transporte de los deportistas y oficiales debidamente acreditaciones. Esta situación se implementó en otros juegosy se extendió a los Panamericanos como ocurrió en Toronto. Lima no podía ser la excepción.

Lun28Ene 2019
Compartir

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

No se comprende que mensaje acompaña la contratación del golero Pedro Gallese en Alianza Lima. Si el subcampeón peruano no tuviera arquero ... bueno, podríamos aceptar la decisión, pero ocurre todo lo contrario porque la institución blanquiazul tiene otros tres jugadores para el arco, a saber, Butrón, Prieto y Espinosa que están en condiciones de atajar en el momento que se le necesite. No hay club en el país que tenga una galería tan selecta y numerosa para defender su arco.
Lo peor de todo esto es que se va a generar una confrontación poco saludable e innecesaria en la interna del club porque cada quien pretenderá ser titular y jugar el mayor número de partidos, específicamente nos referimos a Gallese que viene de Méjico y con Butrón, otra vez elegido el mejor arquero del fútbol peruano, en esta ocasión, de la temporada pasada.
Que duda podrían tener los responsables y los improvisados también del club de La Victoria que conocen de sobra de la capacidad de Butrón, quien a sus 41 años sigue siendo sinónimo de seguridad y prestancia, que ya se ha visto en muchísimas oportunidades como salvó a su escuadra de algunos descalabros y cómo pudo desde atrás empujar a su equipo para salir adelante evitando una derrota, por eso llama la atención los criterios técnicos que en este caso involucran al entrenador Miguel Angel Russo. Acaso se hará público si puso el visto bueno para que se llegara a un acuerdo con Gallese.
El otro tema es la decisión del ex jugador de Veracruz porque sabe muy bien que Ricardo Gareca quiere a los convocados a la selección nacional en actividad, es decir, elementos que no están en competencia no le interesan. Lo ha dicho muchas veces. Y Gallese que viene de un parón en Méjico podría entrar en otra parálisis porque Butrón, nos imaginamos, no soltará el arco ni siquiera si alguien se lo pide.
Russo ya debe haberse dado cuenta que a Alianza Lima le falta dinamita en el ataque y los dólares podrían haberse invertido en elementos de ataque, gente que resolviera su precariedad ofensiva. Sucede todo lo contrario y se hace una contratación onerosa de un jugador que pese a ser el mejor arquero del país no tiene ninguna justificación en la institución íntima.
Nosotros seguimos en nuestra prédica de muchos años. Cuando volverán los dirigentes con experiencia a conducir los clubes grandes del país. No podemos terminar de una vez con estas personas que vienen a arreglar problemas económicos y toman decisiones sobre temas futbolísticos sin la menor idea, ni experiencia. Hasta cuándo señores de Indecopi.