Opinión

Vie23Nov 2018
Compartir

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Semanas atrás escribíamos sobre el club Centro Iqueño y su incidencia en el fútbol nacional, remitiendo a la circulación algunos jugadores de gran nivel que incluso llegaron a la selección nacional. Los casos más destacados fueron Guillermo Delgado, Roberto Chale y Ramón Mifflin.
Pasando a revisar los recuerdos que dejó el equipo de la calle Monzón mientras estuvo en la división de honor, los aficionados de antaño no pueden olvidar como Iqueño se convirtió en la "sombra blanca" de Alianza Lima, que solía jugar enconados partidos para disfrute de miles de hinchas. Claro que por lo general los seguidores de los blanquiazules salían con la cara larga de los choques que favorecían a los iqueñófilos, esperando que en la próxima las cosas volvieran a sonreírles.
Una nueva versión de la "sombra blanca" se podría estar produciendo en el fútbol nacional, en virtud de los excelentes compromisos que libra ante el cuadro victoriano, nos referimos a la Universidad San Martín de Porres, que con una vida corta en la profesional ha sabido propinarle groseras goleadas de cuatro y cinco goles al rival de turno.
Cierto es que Alianza Lima no ha permitido que la hecatombe se incremente, sumando sendas victorias para dejar las cosas más o menos parejas, pero en honor a la verdad aún sin ganar, la San Martín ha sabido erigirse en un contrincante de polendas, como ocurrió el último miércoles en el Estadio Nacional, cuando el match pendiente del Descentralizado terminó uno a uno, circunstancia que es conveniente precisar los santos debieron llevarse los tres puntos por su amplio dominio en los 90 minutos del cotejo.
Es un hecho que la USMP no se encuentra en el cogollo de los más destacados del balompié casero. Eso le agrega méritos frente a un club tradicional, que hace siempre inversiones sostenidas como Alianza Lima, que le lleva muchísimos años de permanencia en la órbita rentada, y que traduce una verdad insoslayable: no hay que confiarse de los equipos chicos, siempre saben dar dolores de cabeza.
Para nosotros el que gana es el espectáculo, más aún cuando se trata de un club que tiene un plus adicional que no es sino el marcado espíritu promocional que lo hace simpático y vivarachero.
Que San Martín tome un lugar protagónico para goce de la hinchada del país, lo pide la gente.

Jue22Nov 2018
Compartir

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Nos quedamos con las ganas de festejar el primer aniversario de la clasificación al Mundial Rusia 2018.
Por añadidura, nuestras manos están vacías tras caer ante Costa Rica por 3 a 2.
El entusiasmo de la afición, primero en Lima, luego en la ciudad blanca y al unísono en el país, quedó a la vera del camino en sólo cinco días, más aún en circunstancias que la prensa nacional destaca su insatisfacción (con toda razón) y se atreve a poner en salmuera el comando técnico de Ricardo Gareca.
Cuidado con las exageraciones y los términos fuera de contexto que podrían arruinar todo lo que hemos avanzando en los últimos tres años.
Hay cierta gente que se especializa en arruinar las metas.
Cuidado que tenemos una facilidad extraordinaria para desvirtuar los esfuerzos que llegan a buen puerto y de esta manera, poner en entredicho lo conseguido.
Hoy se leen noticias que podrían romper la unidad del plantel, distanciamiento de miembros del equipo de trabajo, supuestos actos de indisciplina, relevo de trabajadores, vaya Ud. a saber ...
Otras son veraces como la complicada situación de Edwin Oviedo, elemento perturbador de la tranquilidad en el seno del organismo. Recién, dicho sea de paso, después de varias semanas, comienzan a escucharse y leerse comentarios atinados, demandando el alejamiento de ese personaje, sugiriendo que renuncia al cargo y evite de esta manera, que se acentúen las versiones que involucran a un directivo escudado en su condición de titular de la federación para hacerle una finta a la justicia.
A esta altura debemos mirar lo que ha pasado con nuestro rendimiento.
Lo decíamos en una columna anterior, el problema no es el resultado, el tema pasa por el rendimiento, que en ambos cotejos con Ecuador y Costa Rica dejó mucho que desear, transmitió la sensación de estar en un plan de parchado por las ausencias de ciertos jugadores titulares, lo que sin embargo es muy relativo porque sabemos que una selección debe tener 23 jugadores del mismo nivel, o por lo menos, muy cercano, sin fisuras como las que se han visto, en especial, en el sector defensivo.
Gareca dice que se va muy contento de vacaciones. No queremos nuestras fiestas con caras largas. Queremos que no se pierda el norte de lo conseguido en los años de trabajo. Debemos reponerlo a la brevedad.
 

Mié21Nov 2018
Compartir

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Como viene ocurriendo hace muchos años, la Liga Nacional de Voley Femenino Mayores esta vez correspondiente a su temporada 2018 - 2019 se inicia el próximo viernes para jugar, una primera parte, hasta mediados de Diciembre y luego entrar a un receso por las fiestas de fin de año. Se trata de una habitual programación en la que sus diez clubes activan el torneo más competitivo del voley nacional, con mucho público desde sus jornadas iniciales siempre en el Coliseo Niño Héroe Manuel Bonilla de Miraflores.
La persistencia en el sistema de disputa del campeonato, todos contra todos y luego una liguilla de los ocho primeros, el empleo del mismo escenario y mantener los precios cómodos desde 10 soles, permite que la FPV tenga un renovado éxito en el que las instituciones participantes obtienen también resultados económicos, para paliar seguramente de alguna manera, las fuertes inversiones en jugadoras que traen desde fuera del país.
No sería prudente dejar de mencionar que entre las razones de la efectiva respuesta de la afición está el alto nivel del torneo, que tiene asegurados estupendos cotejos en los que se aprecia posiblemente un juego digno de una final sudamericana, donde priman muchas veces las extranjeras sobre las connacionales.
Se tiene conocimiento que este año llegarán chicas de Canadá, Estados Unidos, al margen de brasileñas, cubanas, colombianas, dominicanas, entre otras nacionalidades para darle mayor vigor al torneo en clubes como Regatas Lima, Universidad César Vallejo, Géminis, Jaamsa, Universidad San Martín de Porres que es el tetracampeón nacional, Circolo Sportivo Italiano, Alianza Lima, Deportivo Alianza, Túpac Amaru y Sporting Cristal.
Lo óptimo sería que la LNVFM incorporara con mayor regularidad jugadoras del medio, jóvenes ellas, que no solamente tomen parte en los certámenes de las categorías menores, sino que reciban una chance de hacerlo en sus clubes actuando en la superior. Hoy en día nuestra selección tiene necesidad de fortalecer el plantel y eso lo sabe el español Francisco Hervás, el técnico empeñado en esta obligación ineludible. Compromiso que viene de muchísimos años porque desde nuestros referentes Akira Kato y Man Bo Park sabemos que promover nuevos elementos es una tarea titánica.
Punto aparte. Con un voley masculino muy reducido en el país, que activan pocos clubes, no avizoramos posibilidades de contar con nuevos entrenadores y mañana más tarde, robustecer de paso el referato nacional. La acción sería completa si no abandonamos el voley en términos integrarles. Con sus altas y bajas, Perú sigue siendo potencia, con un voley admirado, se necesita mirar todos sus estamentos.

Arequipa - Perú 2018

Corporación Deportiva Fénix

baires2018

Niní, Mujeres reales!