Opinión

Lun26Nov 2018
Compartir

 

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

No se trata de fijar la nueva fecha de la final de la Copa Libertadores. Tampoco si se jugará con o sin público. Eso queda en el ámbito de la preocupación de los dirigentes. Ellos sólo piensan en jugar o en todo caso ganar los puntos en mesa.
De lo que se trata es como digerir esta vergüenza descomunal, que supera todos los límites inimaginables, que ha dado la vuelta al mundo, como consecuencia de la violencia incontrolable e incapaz de ser impedida por autoridades deportivas, policía federal y seguridad privada. Quedó establecido la ausencia de un esquema preparado para "controlar a los bárbaros".
Ahora se van a reunir en la sede de la Conmebol en Asunción para seguir discutiendo lo mismo y partiendo de las premisas conocidas.
"Fue un grupo minoritario de quince malos hinchas" nos dicen. "Han echado a perder la fiesta de una final" aseguran también. "Hubo un descuido del personal encargado" nos encajan.
Pero nadie se hace responsable de los desmanes, porque nadie quiere cargar con el muerto que ha significado, una vez más, destruir la ilusión de jugar un partido de fútbol que no es más que eso. De herir en forma miserable un evento futbolístico que sería visto por el mundo entero, frente a lo cual lo más sensato y responsable, además de conocer al revés y al derecho los antecedentes, era confirmar todos los recaudos para impedir disturbios.
La reacción de la prensa en el continente ha sido absoluta porque condena lo que se ha visto en un sábado negro, que en el caso de la postergación del choque decisivo es el agregado a una cadena de bochornos, donde están implicados no sólo los desadaptados sino la propia cúpula dirigencial que tuvo estrategia cero para prevenir semejante barbarie.
Lo más triste. Quién o quiénes garantizan que estos sucesos no se repetirán en el corto, mediano y largo plazo ? Si el desconcierto gobierna ante la falta de un plan bien urdido, que podemos esperar de los responsables ...
Como de costumbre: el sábado fue noticia, hoy ya es un refrito y mañana nos olvidamos todos. El día que se juega (si se juega) ya nadie tendrá en cuenta los terribles momentos que vivieron los jugadores de Boca apedreados en un bus que llegaba al Monumental de River.
Ya no será noticia de portada, nadie se molestará en condenar semejantes agresiones a cargo de delincuentes cuyo objetivo fue cumplido. Provocar el caos y el descontrol a pocos minutos del frustrado cotejo.
Así lo vivimos hoy. La próxima será otra historia.

 

Dom25Nov 2018
Compartir

 

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Cómo los llamamos ? 
Delincuentes, forajidos, bestias, criminales ? 
Representan acaso estos desadaptados el lumpen de una afición enferma o nos van a venir a decir otra vez que "sujetos aislados no hinchas" son los responsables de los feroces ataques contra el bus de Boca Juniors, horas antes del frustrado clásico por la vuelta final de la Copa Libertadores de América. No solamente lo dudamos, sino que hay muchísimos antecedentes que desvirtúan esas versiones.
La historia negra del fútbol argentino se remonta a décadas atrás cuando hechos de sangre, es decir, con muertos y heridos incluídos, se producían en estadios de fútbol y en sus alrededores, cuando la AFA con el mayor desparpajo sacaba el cuerpo diciendo que todo lo que sucedía fuera del ámbito futbolístico no era de su responsabilidad, ni mucho menos de su incumbencia. Alguna vez tuvo un pronunciamiento juicioso ?
O para ser más precisos en semejanza aberración, su única postura fue la fracasada decisión de jugar partidos sólo con público local.
Cómo olvidar los incidentes en los partidos de Chacarita Juniors en el corazón de Buenos Aires mucho antes que bajara de categoría, o las trifulcas prolongadas hasta el lunes siguiente entre las hinchadas de Gimnasia y Estudiantes, rivales encarnizados en La Plata, cuando hasta los entrenamientos del primer día de la semana debían suspenderse porque esos indeseables llegaban a ajustar cuentas a quienes los "miraban mal ..."-
O cuando debía cerrarse la cancha de Rosario Central por la presencia de maleantes seguidores de Ñuls, el más característico oponente del cuadro de Arroyito. Y por que no recordar el uso del "gas pimienta" contra River Plate en un clásico en la cancha de los xeneizes en el campeonato local.
Hoy en medio del dolor que significa tirar por la borda un espectáculo que dejó de ser familiar, que no une porque lo que hace es destruir la ilusión de "ir a la cancha" como lo llaman los argentinos, es momento de pensar en el cuajo de la dirigencia platense de pedir organizar con Uruguay y Paraguay el Mundial del año 30, cuando está archi demostrado que son incapaces de controlar su fútbol casero.
Podrán tener grandes jugadores y clubes muy famosos, pero todo se aniquila cuando uno observa la violencia incontrolable en un escenario deportivo, cuando no hay forma de parar el desmadre en que se incurre sin la menor intención de poner punto final a vivir en anarquía.

 

Sáb24Nov 2018
Compartir

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Estamos en los días en que el Congreso de la República discute tres leyes vitales para el país, de Endeudamiento, de Equilibrio Fiscal y la reina, Ley del Presupuesto de la República. Para hacerla corta: como vamos a bailar el año entrante en materia de recursos, cuáles son las cifras que nos esperan a partir del primero de Enero, como pretendemos mejorar nuestra economía.
Uno de los temas puntuales es lo que se piensa hacer con los Juegos Panamericanos Lima 2019, es decir, reforzar los planes establecidos por sus autoridades para no perder el vigor en los tramos finales. Que pasa con el Instituto Peruano del Deporte, que tiene ingentes necesidades porque lo que le den no alcanza. Esta historia es de nunca acabar más aún cuando tenemos poca visión del importante rol del deporte en la sociedad peruana.
Cuando se presentaba el Ministro de Economía ante el organismo responsable, la Comisión de Presupuesto y Cuenta General de la República, y el funcionario daba cuenta de asignaciones, se escuchó por allí que un congresista de izquierda preguntaba.
¿ Al básketball cómo le van a dar dos millones ?
La verdad que pensé que se trataría de un llamado de atención a quien representa al Poder Ejecutivo, suponiendo que una federación de un deporte popular no puede trabajar durante doce meses con semejante presupuesto. Pero era todo lo contrario, se trataba de una opinión que ponía en cuestión la cifra consignada al deporte de la canasta.
Quizás esta situación se deba analizar con tranquilidad y admitir que no deja de tener sus razones el parlamentario Justiniano Apaza quien, probablemente está al tanto del caos que se ha vivido y se sigue viviendo en esa federación donde se han cometido una serie de supuestos actos irregulares, algunos ya indagados, sin que a la fecha caigan los culpables de la gestión de Víctor Laynes. Todo no queda allí. La seudo directiva de Quesada (no es el roto) que quiere mantenerse en el cargo porque logró su inscripción en Registros Públicos.
Todo ello lleva a este congresista a poner el grito en alto, se nos ocurre, advirtiendo que es un error seguir inyectando dinero en un organismo que además se encuentra inhabilitado por la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA).
Oscuro, oscurísimo panorama no ... que va a suceder con el baloncesto peruano mirando los Panamericanos, no tenemos plata, no hay posibilidad de giras, como nos preparamos, que destino aguarda a un deporte que llegó a ser grande en el Perú con títulos sudamericanos en damas y consagrando los varones a nivel de Juegos Olímpicos. Tanta desgracia nos merecemos por unos insensatos ?

Arequipa - Perú 2018

Corporación Deportiva Fénix

baires2018

Niní, Mujeres reales!