Opinión

Vie8Feb 2019
Compartir

 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Son muchísimas las ocasiones en que nos quejamos de la falta de recursos en los actos más elementales de nuestras vidas. En otras apreciamos que la bonanza no es garantía de acciones atinadas. Y esta reflexión viene a pelo con lo sucedido a principios de la semana con la culminación violenta del vínculo con el colombiano Alexis Mendoza, quien ocupaba hace unos 20 días el comando técnico del campeón Sporting Cristal. Reemplazaba al chileno Mario Salas de exitosa temporada en La Florida el año 2018.
Todo indicaría que la partida de Salas no estaba en los registros de las huestes celestes y que se daba por descontada su permanecería en el club. Se dejaron embaucar con la parla del chileno, nos preguntamos, acaso Cristal no tiene harta experiencia en estos menesteres, no existía un primigenio plan B al menos, o son acaso los dirigentes de El Pirata que ahora se han trasladado al Rímac ?
Sin embargo la oferta de Colo Colo resultó insuperable y don dinero torció la voluntad del comandante, trayendo consigo un problema gordo en el club bajopontino que de apuro resolvió contratando a Mendoza. Lo avanzado de las fechas, el inicio de la Copa Libertadores de América y la Liga 1 fueron el detonante para que se tomaran decisiones, nos parece, impensadas, a tal punto que hoy Cristal no tiene técnico. Y si plazos eran cortos en ese entonces, ahora están a la vuelta de la esquina.
Su presidente, ex golero y ex gerente Carlos Benavides ha dicho que esta vez tomarán las cosas con calma. Si lo dice es porque la ocasión anterior no hubo calma, hubo frenesí. Seguramente miraron al vecino del frente y como ya había resuelto, imaginaron que no se podían quedar a la zaga.
Esta reflexión del titular debió haber gobernado la institución desde el primer momento. Era improducente que el club se generara en la interna tanta ansiedad para la decisión del nuevo director técnico, más aún en la medida que no tenían avanzadas conversaciones con ningún otro profesional, porque la salida de Salas se convirtió en un golpe inesperado. Acciones apresuradas tienen un alto costo, está visto.
Así están las cosas en el campeón. El club que durante sus 64 años ha hecho gala de un responsable manejo gerencial siendo la envidia de otras entidades deportivas, cometió un mayúsculo desatino. Lo importante: remediar el desaguisado y lo que vendría ser obligatorio, no volver a incurrir errores que echan por la borda el prestigio bien ganado.

 

 

Jue7Feb 2019
Compartir

 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Luego de la temprana eliminación de Real Garcilaso, que ni siquiera accedió a la fase de grupos de la Copa Libertadores de América, reconforta de alguna manera que el FBC Melgar se hiciera del choque del último martes en Arequipa ganando por 1 a 0 a Universidad de Chile, equipo con trayectoria internacional que se fue. es cierto, con una derrota, pero que intentará revertir la próxima semana cuando le toque hacer uso de su localía en Santiago.
El cotejo de ida correspondió a la segunda ronda, etapa uno, del torneo interclubes. El marcador es corto definitivamente porque sólo un gol de diferencia no representa mayor seguridad de tener éxito en los choques de ida y vuelta. Melgar pudo buscar otro (s) tanto pero por momentos pareció empecinado en cumplir un libreto preestablecido, es decir, dormir el juego.
Tras la anotación fantástica de Alexis Arias con un potente remate desde fuera del área, U de Chile tuvo su gran oportunidad de emparejar la cuenta, sin embargo Rodríguez envío muy lejos del arco un penal indiscutible por una notoria mano del zaguero Narvaez, falta que no dejó de sancionar el juez brasileño Anderson Daronco de correcto desempeño en el estadio de la UNSA.
Después el dominio fue alternado destacando el buen trabajo de los mistianos que debutaron bajo la dirección técnica del argentino Jorge Pautasso. Ahora tendrá el reto el miércoles 13 de lograr por lo menos un empate con lo que avanzaría a la siguiente etapa debiendo enfrentar al vencedor de la llave entre Delfín de Ecuador y FB Caracas que anoche quedaron 1 a 1. A propósito nos gustó el trato del balón y el generoso despliegue de los venezolanos que estuvieron más cerca del triunfo en su visita y, en virtud de lo apreciado, le asignamos la mejor chance de salir airosos de la llave con lo que esperarían al equipo que gane entre arequipeños y chilenos. A partir de entonces se integrará el vencedor a la fase de grupos.
Para el cuadro dominó sería muy positivo seguir con vida en la Copa Libertadores en la que sus presentaciones de los últimos años han sido esquivas, pese a que se ha jugado en Arequipa donde la ayuda de la altura no ha cumplido con su propósito.
Por eso es que lo del martes pasado ha sido un score corto, que no le garantiza la clasificación. Mantener el marcador en blanco debe ser la misión de los arequipeños. Sin embargo tendrá que sacar fuerzas de flaqueza en el Nacional de Santiago donde la condición de dueño de piso y con su público le asigna la primera opción y por largo trecho a la Universidad de Chile.

 

 

Mié6Feb 2019
Compartir

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

El canal de televisión que transmite la Liga Nacional de Voley Superior Femenino desde hace unos ocho años acaba de hacer un informe muy preocupante respecto de los malos arbitrajes que se están dando en el torneo, achacando ese hecho y otras irregularidades a la falta de jueces idóneos. El domingo pasado el árbitro Luis Guanilo dirigió tres partidos, entre la torre y el campo, debiendo soportar durante unas siete horas, la presión del espectáculo, de jugadoras, entrenadores y aficionados, así como los 30 grados promedio de calor que se siente en Lima en las últimas semanas.
Todo esto se da en el Coliseo Niño Héroe Manuel Bonilla de Miraflores donde las altas temperaturas agobian a cualquier ser humano, por cuanto el ambiente se convierte en un sauna. En virtud de ello no sería nada raro que una persona que debe interpretar y aplicar el reglamento pierda la noción de lo que está haciendo. Y con ello entramos en una suma de desaciertos.
El informe periodístico tiene algunas precisiones en el sentido que se le están dado responsabilidades a jóvenes aprendices del arbitraje, incidiendo que eso podría ocurrir en otro nivel de competencia, caso ligas distritales o en el torneo Intermedio. Es decir, campeonatos de menor importancia.
Sin embargo estimamos que así como hay precisiones también hay imprecisiones. Digo esto porque se omite lo sustantivo para suscribir la verdadera razón para esta falencia. Contamos con un número muy reducido de jueces, por lo tanto, no podamos elegir porque no tenemos oficiales suficientes. Qué se ha hecho en los últimos 25 años para promover parejas arbitrales. Muy poco o nada.
Y la razón no es otra que el abandono en el que vive el voley masculino donde el panorama es desolador. Que sepamos se discute sólo un torneo al año, con no más de cuatro clubes, y un universo de jugadores que no supera el medio centenar. O sea, si no tenemos voley de varones como podríamos formar nuevos oficiales para dirigir los cotejos de la Liga Nacional. Qué planes tiene el Colegio de Arbitros de Voley cuya presidencia ha estado en los últimos años en manos de los internacionales Gonzáles y Samaniego.
El joven que tiene interés en el voley está mucho más cerca del arbitraje que aquellos que nunca tienen una relación con este deporte. Pero si no hay competencia interna tenemos un manifiesto vacío que nos lleva a este panorama, en el que no sabemos como enfrentar cuando un programa triple termina siendo dirigido por un mismo árbitro. Estamos expuestos a estos ingratos sucesos.