Opinión

Compartir

opinion2A más de veintemil kilómetros de distancia, en la lejana Australia, el boxeo mundial fue sorprendido por un resultado impactante este viernes 6 de octubre de 2017: el experimentado Caesar Amonsot, filipino de origen, nacionalizado australiano, campeón de la Región Oceania de la Asociación Mundial de Boxeo, diez años invicto, que nunca había perdido en el Melbourne Pavillion de Flemington, donde hizo más de un tercio de su carrera, cayó derrotado por KOT en el 4o asalto ante los puños del paraguayo Carlos (Carpi) Portillo, campeón nacional super ligero.

El resultado amén de inesperado para los expertos y entendidos, representa uno de los triunfos más memorables de la historia del boxeo paraguayo.

Su protagonista, un infatigable luchador de los rings y un perseverante y dedicado habitante del gimnasio, encaró el combate con la seriedad requerida pese a un casi total descreimiento en nuestro tan peculiar ambiente pugilistico, con apoyo practicamente nulo y superando diversos escollos que podrían desalentar a los más optimistas.

Fue muy dificil afrontar el impacto del fallecimiento de su gran hacedor, otro incansable luchador como fue el profesor Juan Crisóstomo Riveros. Carpi ya no tuvo la continuidad de combates que con no poco esfuerzo propiciaba su maestro como matchmaker en el club Olimpia. Pero jamás bajó la guardia. Luchó con la huérfana familia Riveros para que no se cierre el gimnasio Vicente Scavone del club decano del futbol, adonde vino a trabajar como profesor Felix "Alacrán" Nuñez. Y siguió adelante. Cuando se le necesitó para ir al preolimpico, pese a no haber combatido con normas AIBA no rehuyó el compromiso. Fue y le hizo gran combate al ucraniano Volodymyur Matviychuk. Perdió por puntos, pero le ganó claramente un round y dejó muy buena impresion pese a la derrota. 

Sabiendo que podría llegar la oportunidad de una segunda salida al exterior y esta vez incluso en otro continente, siguió preparandose con ahinco. Consiguió que el polideportivo Osvaldo Dominguez Dibb reabra sus puertas al boxeo despues de un año del fallecimiento del profesor Riveros, el 2 de junio pasado. Y protagonizó la pelea estelar, venciendo por puntos al argentino Cristian Hernan Osorio.

Primero le ofrecieron una presentación en Australia, por el cetro que ahora es suyo, ya en julio pasado. Carpi no aceptó porque exigió viajar con su entrenador, Félix Núñez. Amonsot entonces enfrentó al argentino Martín Enrique "La Bomba" Esocbar el 14 de julio ultimo. Conservó la corona en un match nulo que quedó sin fallo en sus primeros tramos debido a un choque de cabezas.

Radicado en Australia, Amonsot venia de doce presentaciones invictas en el Melbourne Pavillion. Carpi lo destronó infligiendole su primer contraste en territorio australiano en su presentación número 13. Sus otras derrotas las habia experimentado en Indonesia, Filipinas y Estados Unidos.

En Box Rec, ya figuraba una próxima pelea de Amonsot para el 18 de noviembre en una eventual siguiente defensa. Ahora quedó cancelada, al menos para él. Empresarios australianos ya le ofrecieron a Carpi hacer entonces la primera defensa de esta flamante corona. Pero tambien hay una oferta proveniente de Rusia, que tiene en el ranking mundial AMB de setiembre a un boxeador clasificado cuarto (Eduard Troyanovsky).

La lejana Australia y la grata Melbourne, que fue testigo ya de una hazaña del deporte paraguayo cuando en este mismo mes de 1988 la selección paraguaya de futbol de salón ganó su primer titulo mundial, otra vez marca un hito en la historia en este caso del boxeo nacional.

Carpi, su protagonista, disfruta del momento más importante de su vida, de su victoria suprema.

Así como cayó el coloso Brasil frente a nuestra albirroja en aquellas tierras, hace 29 años, otro gigante y crédito local en este caso (Amonsot), corrió la misma suerte ante los puños vigorosos de un guerrero guaraní. Y aunque el mundo esté sorprendido hoy como ayer por el destronamiento de sólidos campeones, la historia de vida que exhibe este guapo deportista paraguayo, demuestra como se puede reeditar con éxito, la victoriosa imagen de David sobre Goliat.

Compartir

opinion2Asunción celebró 480 años de existencia. El centro, corazón auténtico de la ciudad que nació en la bahía del cacique Kara Kará un 15 de agosto de 1537 fundada por Juan de Salazar y Espinoza, revivió con la vitalidad de años que pasaron llevandose el esplendor de sus vitales emblemáticas arterias (Palma y Estrella).

Incluso se sumó ahora la nueva atracción de la Costanera, considerada en una encuesta televisiva en el dia del cumpleaños de la ciudad, como el lugar más atractivo del microcentro.

Fue grato caminar por estas arterias y apreciar la multitudinaria concurrencia de familias enteras, que fueron a disfrutar del grato clima de la jornada y momentos de esparcimiento que son más edificantes cuando se los puede gozar al lado de series queridos, amigos y con el matiz saludable de una copiosa oferta gastronómica por doquier amenizada por agrupaciones musicales diversas y para todos los gustos, desde la folklórica banda hasta grupos sofisticados montados sobre un escenario en Estrella y Alberdi o improvisados en alguna esquina de Palma.

La mente gozando con ese revivir del emblemático centro, voló a los años en que no cabía un alfiler en los corsos que circulaban por esas calles, así como a las típicas "palmeadas" sabatinas y las largas caravanas de aficionados que iba desde 15 de Agosto y Avenida Republica, avanzando en busca del último tranvía despues de disfrutar de una noche deportiva, artistica o cultural en el único sitio que podía albergar semejantes actividades multitudinarias: el querido, añorado y nunca recuperado estadio Comuneros.

Se aplaude el afán de la Comuna capitalina de devolverle al Centro lo que éste perdió. Pero vale advertir que jamás podrá recuperar todo lo que se ha ido y se empieza a rescatar de nuevo, mientras siga clavado el puñal de una ignominia como la que se perpetró en los corazones de los deportistas asuncenos, al arrancarles (sin devolucion ni compensación) su emblemático estadio Comuneros.

El centro revive, el Comuneros continúa muerto y la Municipalidad de Asunción sigue impune aún cuando la Corte Suprema de Justicia de la República, le obliga a un resarcimiento que posterga pese a dos fallos definitivos.

Compartir

opinion2Está muy bien que el ente estatal se preocupe por hacer cumplir los preceptos constitucionales. Está muy bien que se ocupe (aunque el tema no es nuevo y data de varios años atras) por precautelar los derechos de los atletas paraguayos de practicar la disciplina que eligen, con igualdad de oportunidades como lo garantiza la Carta Magna de la República.

Pero también, así como se preocupó de este asunto cuando mediáticamente alcanzó una especial difusión, debería abrir los ojos que los mantiene cerrados mucho más tiempo que el transcurrido desde la adopción de la medida que considera a los jugadores paraguayos de élite como si fueran extranjeros.

Hace 40 años la Confederación Paraguaya de Basquetbol fue victima de un atropello, de un despojo, sin resarcimiento alguno hasta ahora. Y la hoy SND, entonces Consejo Nacional de Deportes y despues Secretaria General de Deportes, no movió un solo dedo cuando también - vaya paradoja - un propio ente estatal como la Municipalidad de Asunción, cometió este grave atentado contra una entidad federada deportiva paraguaya.

Y lo que es más grave aún: desatendió y sigue sin respetar, dos fallos de la Corte Suprema de Justicia con caracter definitivo, que le obliga a devolver su sede propia usurpada y el estadio Comuneros de su propiedad a la Confederación Paraguaya de Basquetbol.

Así como hoy, la SND se rasga las vestiduras porque se plantea una disposición anti constitucional (que por unanimidad la aprobaron todos los clubes participantes en la temporada 2017, como lo hicieron en las precedentes), debiera con mucho más razón interponer su gestión para reclamar el justo derecho que le ha sido negado al ente baloncéstico nacional en tan largo e injusto litigio.

 

Ahora sale a defender - y está bien que lo haga - a los atletas. Nunca hizo nada por asumir la defensa de una entidad federada que era victima como la CPB de una indebida expropiación, jamás compensada.

En ambos casos de igual manera debiera actuar la SND. Sin embargo, no lo hace de esta forma. Se yergue en organismo tutelar del cumplimiento de la Carta Magna en el caso del reclamo presentado por Javier Martinez para que se borre la medida de cupo de jugadores paraguayos de élite. Pero se desentiende por completo y asume la detestable actitud de Pilatos en un problema mucho más antiguo y de consecuencias nefastas para el deporte que dió las primeras glorias deportivas al pais y dejó de brindarlas a tiempo en que un ente gubernativo nacional le asestó un golpe de KO, pese al cual sigue contra viento y marea batallando, siendo capaz de generar resurgimientos como el de la época del Palacio de los Deportes de los años noventa y este renacer actual con finales espectaculares, de lo que es exclusivamente responsable el propio basquetbol con una costosa autosuficiencia que nada tiene que ver con algún apoyo estatal.

O acaso con su silencio (quien calla otorga) avala que la Municipalidad viole la norma constitucional y la tan conocida prelación de las leyes, en la que hasta cualquier profano sabe que lo que dispone la Corte Suprema de Justicia con caracter definitivo (y en este caso por partida doble) es indiscutible y se debe cumplir a raja tabla? No es la posición de "ñembotavy" de la Comuna contraria a lo que expresamente establece la Constitución Nacional?

 

Esperamos que este celo por el orden institucional que debe imperar en el pais en todos los àmbitos y el deporte no puede ser la excepción, tenga alcance tambien en el tema Comuneros.

Duele ver que el Estado (llamese gobierno central, comunal o la propia Secretaria Nacional de Deportes) se acuerde del basquetbol cuando haya que asestarle golpes (como la expropiacion) o sanciones y se olvide por completo a la hora de darle el apoyo que necesita para recuperar la preminencia que tuvo en tiempos lejanos y que no la perdió por su propia responsabilidad, sino por la irresponsabilidad de quienes han atentado contra su vida y supervivencia. 

Corporación Deportiva Fénix

Cocha 2018

Niní, Mujeres reales!