Opinión

Compartir

opinion2En la copa Libertadores de América se está produciendo un fenómeno que se torna cada vez más notorio: la gestión que no pasa inadvertida, de un equipo joven, de una institución más que meritoria, la de más corto tiempo de vida entre todas las que actualmente conforman la élite del futbol paraguayo y que ya registra todo un record singular en las competencias oficiales de la CONMEBOL: el Deportivo Capiatá.

Hace tres años enmudeció a la Bombonera en la Copa Sudamericana con un triunfo espectacular ante Boca Juniors por 1 a 0. 

Entonces y ahora, ya en Copa Libertadores de América, destaca nitidamente su alto rendimiento en calidad de visitante, al punto de conservar un invicto, que en el caso del certamen continental de la actual temporada, ya completó tres jornadas: primero empató en Venezuela, despues logró una clasificación casi milagrosa, revirtiendo una diferencia importante en contra en Lima, Perú y ahora en el Brasil, jugando gran parte del segundo tiempo con un hombre menos le arrancó un empate y con nada menos que tres goles convertidos, al más fuerte equipo del estado de Paraná, el Atlético Paranaense, en su reducto de Curitiba.

Compartir

opinion2Casi al mismo tiempo, en un partido internacional en Asunción y un juego de pretemporada nacional en Brasil, las hinchadas se manifestaban.

Mientras aquí, se paralizaba brevemente el juego internacional amistoso del Decano paraguayo ante el Nacional de Uruguay debido a un escandaloso episodio (uno mas) que protagonizaban inadaptados sociales disfrazados de hinchas seguidores de Olimpia, en la Arena Conda, el feudo del ya legendario Chapecoense, en el minuto 71 adrede se paraba el partido para rendir otro homenaje a quienes perdieron la vida en la tragedia de Medellín, que costó la vida a 71 personas, siendo luego declarados campeones de la Copa Sudamericana, por un gesto hidalgo de quienes debian ser sus antagonistas, Nacional de Colombia. Se detuvo la lid y por las pantallas gigantes del estadio, se apreció una filmación evocativa seguida con emoción, incluso por los jugadores.

Del dolor a la admiración, de la tragedia a la valiente actitud de no bajar los brazos y seguir en la lucha, de la tragedia a la esperanza, de lo que no pudo ser en la cancha y terminó siendo posible por la exaltación de los valores que el deporte preconiza que supieron poner en alto los deportistas colombianos, todo lo que representa Chapecoense es un ejemplo edificante.

La situación vivida ayer en el Bosque de Para Uno fue otra demostración de lo que la impunidad alienta y una deplorable imagen de lo que debe ser fiesta y se convierte en bochornoso espectáculo. Hasta el propio fiscal Fuster desde su lugar de descanso se hizo sentir en la red social Twitter con una fuerte declaración que muestra la impotencia de las propias autoridades que deben impartir justicia y no le dan las herramientas para hacerlo. Nos sumamos a su reclamo: "De vacaciones. Impotencia ante algunos dirigentes delincuentes. Corten el oxígeno a las barras, carajo! Ojalá sancionen la ley que castiga a las personas o empresas que financian a estos grupos autodenominados barras bravas". 

Tuicha la diferencia! Aquellos señores con mayúsculas que forjaron la grandeza del club más laureado del futbol paraguayo, muchos de los cuales ya no están en esta Tierra y esos hinchas que han dado ejemplo de deportividad en los estadios, no merecen tener esta clase de sucesores, que aunque son unos pocos, lamentablemente enturbian y desprestigian gratuitamente y sin sanción alguna a su club, al futbol, al deporte, al pais. 

 

Compartir

opinion2 Comienza a rodar el balón en el gran escenario internacional del futbol. Uno de los campeonatos más genuinos y antiguos del continente, el Juventud de América, que se disputa desde el año 1964, es la primera cita para nuestra selección nacional, que ya supo degustar las mieles de un titulo, logrado en casa en el año 1954, con el recordado gol que valió empate y cetro en el ultimo partido contra Uruguay, anotado por Roberto Cino en el Defensores del Chaco.

Hasta entonces, la albirroja había llegado a dos subcampeonatos (1964 en Colombia y 1967 en Asunción). En ese año 67 en el que por primera vez nuestro pais fue sede de la cita continental, la competencia se cumpliò en el estadio Adriano Irala del club Cerro Porteño, el antiguo escenario contiguo a la hoy monumental Olla, que fue tambien el primero dotado de luz electrica permanente en el pais. Por eso, aquellas jornadas quedan aún hoy, pese a tantos años transcurridos, con mucha frescura en nuestra retina y porque amén de los goles, partidos intensos y emociones a granel, ocupó un sitio preponderante en nuestro memoria, el dia del debut de la selección de Colombia. En aquel tiempo utilizaba una casaca azul. Accedieron los jovenes portando un gran cartel que decia: "Compatriotas paraguayos, salud". Fue la exaltación de un sentimiento histórico del hermano pueblo colombiano, que por entonces brotaba con mucho más fuerza de lo que hoy experimentamos, si bien el gran ejemplo de hermandad internacional y de deportivismo que dio el año pasado el Nacional de Medellín, lo puso de nuevo en el tapete.

Y sobrevinieron a posteriori otros tres segundos puestos (en 1985 en casa, en 2009 en Venezuela y en 2013 en Colombia).

Esta ha sido la categoría, despues de la absoluta, en la que mejores gestiones registró nuestra selección nacional.

Por eso, amén de ser un arranque de nueva etapa que siempre viene en compañia de la esperanza, este particular acontecimiento que se juega esta vez en tierra ecuatoriana, no está excenta de la fe que la afición deposita en este grupo.

 

 

Corporación Deportiva Fénix