opinion2Casi al mismo tiempo, en un partido internacional en Asunción y un juego de pretemporada nacional en Brasil, las hinchadas se manifestaban.

Mientras aquí, se paralizaba brevemente el juego internacional amistoso del Decano paraguayo ante el Nacional de Uruguay debido a un escandaloso episodio (uno mas) que protagonizaban inadaptados sociales disfrazados de hinchas seguidores de Olimpia, en la Arena Conda, el feudo del ya legendario Chapecoense, en el minuto 71 adrede se paraba el partido para rendir otro homenaje a quienes perdieron la vida en la tragedia de Medellín, que costó la vida a 71 personas, siendo luego declarados campeones de la Copa Sudamericana, por un gesto hidalgo de quienes debian ser sus antagonistas, Nacional de Colombia. Se detuvo la lid y por las pantallas gigantes del estadio, se apreció una filmación evocativa seguida con emoción, incluso por los jugadores.

Del dolor a la admiración, de la tragedia a la valiente actitud de no bajar los brazos y seguir en la lucha, de la tragedia a la esperanza, de lo que no pudo ser en la cancha y terminó siendo posible por la exaltación de los valores que el deporte preconiza que supieron poner en alto los deportistas colombianos, todo lo que representa Chapecoense es un ejemplo edificante.

La situación vivida ayer en el Bosque de Para Uno fue otra demostración de lo que la impunidad alienta y una deplorable imagen de lo que debe ser fiesta y se convierte en bochornoso espectáculo. Hasta el propio fiscal Fuster desde su lugar de descanso se hizo sentir en la red social Twitter con una fuerte declaración que muestra la impotencia de las propias autoridades que deben impartir justicia y no le dan las herramientas para hacerlo. Nos sumamos a su reclamo: "De vacaciones. Impotencia ante algunos dirigentes delincuentes. Corten el oxígeno a las barras, carajo! Ojalá sancionen la ley que castiga a las personas o empresas que financian a estos grupos autodenominados barras bravas". 

Tuicha la diferencia! Aquellos señores con mayúsculas que forjaron la grandeza del club más laureado del futbol paraguayo, muchos de los cuales ya no están en esta Tierra y esos hinchas que han dado ejemplo de deportividad en los estadios, no merecen tener esta clase de sucesores, que aunque son unos pocos, lamentablemente enturbian y desprestigian gratuitamente y sin sanción alguna a su club, al futbol, al deporte, al pais. 

 

Corporación Deportiva Fénix