opinion2

Una conquista histórica obtuvo el squash paraguayo en la jornada que marcó el final de la competencia individual y de dobles del undecimo sudamericano de la disciplina, en el magnifico Centro Nacional de Squash.

Esteban Casarino y Nicolas Caballero, que ya juntos escribieron una pagina gloriosa en la modalidad de dobles al ganar la medalla de bronce de los juegos panamericanos de Guadalajara, México, consiguieron esta vez en casa una conquista inédita, ante el delirio de una afición que como nunca pudo festejar un titulo en esta cada vez más creciente disciplina deportiva en el pais.

El partido definitorio tuvo aristas de emotividad superlativa. Los brasileños Vinicius Rodrigues (que en la misma jornada habia logrado el titulo sudamericano individual) y la nueva sensación del squash del vecino pais, Diego Gobbi, comenzaron con ventaja la final imponiendose despues de 17 minutos de dura lid a la dupla paraguaya por 11-10 en 17 minutos. 

En la segunda manga, los guaranies reaccionaron y emparejaron las cifras, forzando una tercera y decisiva instancia, no sin antes pasar sobresaltos que les ubicaron al borde del precipicio, levantando sendos match points y dando vuelta un game en el que despues de estar abajo 8-10 pasaron a ganar la etapa por 11-10.

El tercer y ultimo capitulo tuvo a los brasileños con diferencia amplia inicial de 6-1. Pero Casarino y Caballero nunca bajaron la guardia. Y así pudieron despues de cinco puntos consecutivos, meterse de nuevo en la lucha empatando 6-6. Otra vez Rodrigues y Gobbi se adelantaron 7-6. Pero ahi, la garra y la calidad del duo nacional llegó a su pico de rendimiento con cuatro puntos consecutivos que les dejaron con balones de match. En agonia aún seguian luchando los brasileños que salvaron uno de los match points. Pero ya no pudieron evitar la gran victoria de Esteban y Nicolas que cerraron 11-8 la ultima etapa del partido y se colgaron el oro continental.

Fue un resarcimiento historico que quizá por lo mucho que hizo por este deporte en nuestro pais, le devolvió la vida al historico Esteban Casarino, que habia sido quintuple campeón continental en categorias formativas, pero que hasta ahora no había podido lograr un cetro adulto sudamericano, si bien dos veces arañó la conquista en sendas finales perdidas.

La dupla paraguaya debia ser integrada por Caballero y esta otra promesa infanto juvenil, Francesco Marcantonio. Pero una lesión le impido a este ultimo jugar. Y ahi entró Esteban, siempre listo para salvar la responsabilidad que se le otorgue ya sea como jugador o como entrenador o dirigente.

Ahora tuvo la satisfacción no solo de alcanzar una meta que no estaba en sus planes. Y de celebrar en compañia de la afición y de sus hijos.

Nicolas, que cada vez va cobrando más adultez y seguridad en su juego, que desde los trece años lo tuvo como gran mentor a Esteban, fue el acompañante ideal.

Corporación Deportiva Fénix

descargadakarlogo

medellin 2016

logobanrio2016