pggpicEl primer gran impacto positivo que produjo Rio 2016 fue el final de la ceremonia de apertura en el majestuoso estadio Mario Filho, más popularmente conocido que por el nombre del ilustre periodista, por su apelativo popular de Maracaná.

Fue un gran show de creatividad y despliegue de música, arte, alegria y colorido y alzando los decibeles de la emoción a los niveles más elevados posibles, cuando el incógnito ultimo portador de la antorcha olimpica, fue el ex maratonista Vanderlei Cordeiro de Lima.

Pese a hallarnos en el siglo de la comunicación en el que todo se sabe y no solo en el momento sino incluso antes de que se produzca la noticia, ningun medio de los centenares locales e internacionales que cubren los juegos, sabia a tiempo en que empezaba el acto quien iba a ser el distinguido con el insigne honor de encender el pebetero.

Todo lo que se divulgó en portales, redes sociales y medios audiovisuales, fue la lamentable deserción por motivos de salud de Edson Arantes do Nascimento, el Rey Pelé.

Se barajaban principalmente tres nombres, dos ex basquetbolistas (Oscar y Hortensia) y el tenista Guga Kuerten. Al aparecer el primero portando la blanca enseña con los cinco aros del Comité Olímpico Internacional, crecía la posibilidad de Hortensia y figuraba igualmente por lo menos como portador de un tramo, el nombre del insigne ex maratonista Vanderlei Cordeiro de Lima.

Al entrar al estadio Guga Kuerten, estaba esperandolo Hortenisa para el penultimo relevo. Y ahí ya cerca de la escalera de acceso al pebetero, quedaba el hombre que vio frustrada por un inadaptado intruso, la conquista del oro olimpico en Atenas 2004.

 

Los juegos de Rio ya forman parte de la historia, al menos en cuanto a una ceremonia inaugural, que entre los multiples logros que registró una realización trabajosa, ingeniosa, sacrificada y muy bien realizada, tiene en el culminante y emotivo momento del encendido del pebetero, un especial merecimiento, un valor agregado trascendente, a la hora de calificar el acontecimiento como sobresaliente, pues sirvió para poner bien en alto los grandes valores que preconizó con su genial concepción el baron Pierre de Coubertin.

 

El deportista nacido en Cruzeiro do Oeste, estado de Paraná, privado del oro olimpico en la emblemática prueba de maratón, tuvo el premio quizá mayor aún de ser seleccionado, entre varias glorias del quehacer del músculo en el pais anfitrión, cuna de gloriosos deportistas, como el brasileño elegido para la más honrosa de las distinciones en una jornada inaugural.

 

Así como en los juegos del Centenario en 1996, Atenas sufrió la gran decepción de perder la elección de la sede de los mismos ante la ciudad estadounidense de Atlanta, teniendo ocho años despues su reivindicación en el 2004;  hoy, el frustrado medallista de oro de aquellos juegos, doce años más tarde recibe esta merecida compensación.

Rio 2016, comenzó de la mejor manera, poniendo de relieve los genuinos valores de la filosofía olímpica.

Quedaron atrás los agoreros vaticinios de quienes vanamente pretendieron eclipsar la magnificencia de esta fiesta dando protagonismo al zica, la crisis politica y economica y problemas sociales en el pais de Dilma Rousseff, la lider  brasileña quien despues de ser protagonista importante para esta justa de Rio 2016, desde su función gubernativa, tuvo que contentarse por seguir por la televisión la magnifica realización de su nación. Quien sabe si la política, que ciertamente transita caminos mucho menos elevados en materia de valores que los que recorre el deporte, le brinde la oportunidad de una revancha como el olimpismo se la dio a Vanderlei Cordeiro de Lima.

Al menos hubo un público y sonoro abucheo a su sucesor Michel Temer que no consiguieron ocultar el estridente redoble sonoro de instrumentos de percusión y la profusión de fuegos artificiales que sucedieron al escueto mensaje del actual Jefe de Estado del Brasil. Su participación duró apenas breves segundos y su nombre solo fue anunciado en el momento de declarar la apertura de los juegos, pues ni siquiera en sus discursos, el presidente del COI Thomas Bach y el del Comité Olímpico Brasileño, Carlos Arthur Nuzman, se arriesgaron a nombrarlo, temiendo tras pronunciar el apellido Temer, la correspondiente repulsa del publico.

La misma Dilma, tres años atras, había sido abucheada en ocasión de la Copa de las Confederaciones, en la ceremonia protocolar encabezada por el hoy tambien ex presidente de la FIFA Joseph Blatter.

Corporación Deportiva Fénix

descargadakarlogo

medellin 2016

logobanrio2016