pggpicEl joven futbolista Sergio Diaz produjo el gran impacto noticioso en materia de pases en estos últimos días, al ser traspasado a filas del Real Madrid.

El hecho es un impacto trascendente en el mercado de transferencias, pues hace tiempo que no se daba el enrolamiento de jugadores guaranies en el seno de entidades de élite mundial, en acceso directo desde clubes nacionales que los formaron como es en este caso Cerro Porteño.
El fruto de la cantera azulgrana ya hizo explosión en la escena internacional, especialmente en el ultimo torneo de Toulón, Francia. E inmediatamente después del mismo comenzaron las arduas negociaciones que culminaron ahora exitosamente, muy bien encaminadas por el joven promotor Jani Delmás, quien fuera igualmente un destacado golfista junior amateur, representando al país en diversos eventos internacionales.
Un hecho puntual y singular que hay que valorar en su justa medida es la prudencia y reserva con que se manejó todo. En dos meses de tratativas no hubo la más mínima filtración de la noticia de lo que iba a pasar en los medios convencionales y ni siquiera en las redes sociales, en las que hoy no solo se encuentran informaciones sino chismes disfrazados de noticias y hasta especulaciones e inventos.
Tener el campo limpio, libre de entorpecimientos, permitió llegar a la coronación feliz de las tratativas. Y en ello se destaca igualmente la reserva que supo guardar el atleta, lo mismo que el empresario, cumpliendo fielmente la recomendación sabia del instituto madrileño.
Ocurrió todo lo contrario de lo que pasó con el tan mentado tema de la participación del boxeador profesional Isidro Ranoni Prieto en los juegos olímpicos de Rio. Fue tanta la polvareda que se levantó que terminó por ahogar el muy válido intento que se hizo para que pudiera estar en el clasificatorio de Vargas, al que al final fue Carlos “Carpi” Portillo.
A propósito: lo del doble campeón nacional ligero y super liviano es sumamente válido. Se encontró en un ambiente totalmente desconocido. Saltó de golpe del sótano del edificio del boxeo rentado a la más alta terraza del mismo, sin parar el ascensor en pisos intermedios. Se topó con un experimentado astro de la World Boxing Series, un ucraniano de corte netamente ofensivo, que impuso su mayor rodaje en el deporte de los puños como Matviichuk. Y el resultado fue la pérdida de su invicto, pero por puntos, por margen escaso y con un rédito importante: el de un fogueo singular, que le servirá en el futuro. El mismo precio lo pagó Ranoni en agosto último cuando dejó también su imbatibilidad en Canadá ante Eleider Alvarez.
El buen manejo de una tramitación como la que llevó al éxito a Jani Delmás para ubicar a Sergio Diaz nada menos que en el club más poderoso de España y uno de los principales del planeta, es un ejemplo a seguir, en un ambiente en el que en la mayoría de los casos – y como muestra basta el botón de la situación de Ranoni – el manoseo de las gestiones y la nociva "chismografía", terminan por desbaratarlas.
 

 

Corporación Deportiva Fénix

bolivarianosstamarta2017

ODESUR Juventud 2017

Niní, Mujeres reales!