Jue14Mar 2019

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Días atrás nos referíamos a la situación del voley nacional, sus perspectivas con miras a los Juegos Panamericanos de Lima, donde sólo si acaso nuestros rivales concurran con equipos "B" o juveniles, podríamos tener alguna chance de quedar entre los primeros. Será muy difícil confrontar a Estados Unidos, República Dominicana, Brasil, Argentina, Colombia y los dos clasificados por definir que serían Puerto Rico y Canadá. Con Perú se conformarán las dos llaves para disputar el pase a semifinales y finales. Complicado por donde se le mire.
Mientras tanto la junta directiva "parchada" de la FPV que ha sufrido cambios y relevos en cuanto a sus dirigentes tomó algunas decisiones, convocando a la subcampeona olímpica Gina Torrealva para que se encargue de las divisiones menores junto a Janet Vasconzuelos. De esta última es un caso poco frecuente por cuanto Janet cuando jugaba en los torneos promocionales en la recordada Bombonera del Estadio Nacional logró ser ganadora de las tres categorías, infantil, juvenil y mayores defendiendo los colores de la Liga Provincial de Lima.
No se conocen experiencias de ambas ex seleccionadas a cargo de equipos de la FPV. Ambas sólo tienen harta trayectoria con academias formativas, es decir, para una y otra se tratará de la primera prueba porque ni siquiera han estado al frente de algún club en las ligas nacionales, por lo tanto, por donde se le mira, se trata de un experimento del organismo rector que ojalá se convierta en un acierto. Y claro que sí, podemos hacer alguna conjetura en favor de ello porque conocemos la valía de Gina, en especial por su trabajo de conductora a nivel escolar, y como queda dicho, en academias dedicadas a la formación de niñas.
Se presupone que ambas contrataciones tienen el visto bueno del español Francisco Hervás considerando que el director técnico de mayores debe articular todas las medidas que considere útiles para el gran reto que tiene entre manos. Eso lo debemos dejar como asumido porque como es fácil imaginar, en un trabajo corporativo la jefatura es la que propone las acciones más sensatas y adecuadas para obtener resultados.
Es un tema complejo. El voley no pasa por un momento feliz, Eso lo decimos hace ya mucho tiempo. Sin embargo debemos entender que todos los esfuerzos están orientados a salir de este estancamiento. Ojalá esta vez los aciertos sean mayores que los errores dirigenciales. No hay más tiempo para perder en un deporte que nos ha dando tantas satisfacciones.