Lun21Ene 2019

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Charla muy informal con Johnny Bello al pie de su academia en Surco. Estamos frente al mejor nadador de la historia del país, finalista en la prueba de 200 metros individual combinado en los Juegos Olímpicos de México 68 donde quedó en el cuarto lugar, cumpliendo en los siguientes de Munich otra gran actuación en los que se ubicó en el sexto puesto de la final y en la misma competencia. Nunca nadie se acercó jamás a esas verdaderas hazañas de un nadador peruano.
Además Juan Carlos ha ocupado la presidencia de la federación en la década del 90 y desde hace unos 30 años es forjador de nuevas figuras en el país.
La pregunta de rigor: qué posibilidades tiene la natación peruana en los Juegos Panamericanos de Lima.
No duda en evaluar que puede contestar, es directo y lacónico: ninguna chance.
Ya hace algunos años que tenemos un pronunciado vacío en materia de aparición de valores de alto nivel y ello está directamente relacionado con juntas directivas que al frente de la FPN estuvieron conformadas por personas poco idóneas. Este hecho podría darse en otros deportes y, por lo tanto, en otras federaciones. como consecuencia de las actuales leyes que propician un sistema de elecciones democráticas, perdón supuestamente democráticas, donde acceden, muchísimas veces, gentes que mueven influencias y son elegidas.
En la natación federativa, de igual manera, se han producido sucesivos cambios en materia de entrenadores a tal punto que, por ejemplo, hace sólo dos meses ha tomado la conducción de la selección nacional el argentino Orlando Moccagatta que actualmente prepara a un puñado de nadadores en Buenos Aires. Lo llamativo de esto es que cuando falta muy poco para los JJPP recién se haya dispuesto un plan de entrenamiento que es agresivo y que busca recuperar el tiempo perdido.
Sobre el técnico Moccagatta, quien trabajó anteriormente en el Perú, se lee por internet que el gobierno de Mauricio Macri en Noviembre del 2017 lo relevó de la Subsecretaría de Deportes por un presunto hecho de corrupción habiéndose iniciado de inmediato un sumario administrativo, sin conocerse aún el resultado de las investigaciones.
Mientras tanto está al frente de la dirección técnica de la natación nacional y se espera que sus problemas no afecten su permanencia en nuestro medio.
Pero así como nos referimos a esta decisión casi extemporánea en la natación también es de lamentar que sin considerar los próximos juegos lo condenable es que el plan de trabajo en esa federación muestra fisuras y poca organización. Porque como es obvio todo no es JJPP de Lima.