Lun7Ene 2019

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Desde tiempos pretéritos siempre fue una permanente preocupación que hacer con las divisiones menores en el país, entendiendo que la valla internacional jamás se superaba, es decir, no alcanzábamos un resultado para satisfacer las exigencias más elementales. No estamos equivocados al señalar "exigencias más elementales".
En ese sentido se intentó de todo. Con técnicos nacionales y extranjeros, con experimentados y sin experiencia, con entrenadores de clubes o de selecciones nacionales de otras latitudes, siempre con mucho apoyo logístico no dábamos en el clavo hasta que hace algo más de una década el profesor Juan José Oré consagró su nombre clasificando en el Sudamericano de Ecuador al Mundial sub 17 de Corea del Sur.
Se habían hecho pruebas e intentos con Luis Roth, Alberto Gallardo, Titin Drago, Rafo Castillo, Dusan Draskovic, Víctor Rivera, Carlos Picerni, y una lista interminable. Apenas recordamos al gran Toto Terry dirigiendo a nuestros jóvenes en los Juegos Bolivarianos de Panamá año 1973 cuando Atlético Chalaco prestó al sensacional ex jugador de Universitario y Cristal. De allí en adelanto nunca nos ligó una. Y cuando Oré obtuvo algo inédito, a la junta directiva de Edwin Oviedo se le ocurrió bajarlo del coche en una decisión cuestionada porque si hay alguien que en el país que conoce nuestra problemática de "divisiones menores" ese es el popular JJ.
Hoy la responsabilidad está en manos del argentino Daniel Ahmed que tiene como principal presentación una estupenda actuación en el sudamericano sub 17 de Chile año 2012 y luego dirigiendo a Sporting Cristal para adjudicarse el título nacional 2014.
Y en pocos días estaremos en la cancha con la selección sub 20 compitiendo de igual a igual para hacerse de una plaza al Mundial de Polonia, previsto para disputarse en Mayo próximo. Se trata del sudamericano que se juega en Chile desde el 18 de los corrientes, Perú está sembrado en el grupo B para enfrentar en el debut a Uruguay en Talca, luego a Paraguay el 22 en el mismo escenario, el 24 a Ecuador en Curicó y cerrar la ronda a Argentina, esta vez en Talca.
Serán 10 los participantes y tal ocurre desde hace muchos años, los tres primeros de cada serie pasarán a la fase final, donde los cuatro primeros tienen premio: ganan los boletos a Polonia. Esta vez el primero, segundo y tercero irán a los Juegos Panamericanos de Lima.
Hay una selección que promete y que está llena de gente con mucho porvenir, todo parece indicar que se han hecho las cosas en serio, por eso se aguarda una actuación consagratoria en la que volvamos a jugar una copa del mundo como fue hace poco Rusia 2018. Pero ojalá no quedando en la primera fase. Hay confianza !!!