Mar6Nov 2018

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Escuetas declaraciones del técnico Marcelo Gallardo condenando a la prensa que ha dicho que la final "River y Boca no es de vida o muerte,porque se trata de un mensaje malo para nuestra sociedad",esto al referirse a la conclusión de la Copa Libertadores de América en juegos de ida y vuelta el 10 y 24 de los corrientes.

Nunca tan bien expresado un juicio que pone en jaque a una gran parte del periodismo deportivo no sólo de Argentina, sino diríamos con más propiedad del orbe porque tales términos violentos y suicidas se usan para inflar la transcendencia de un partido con el único propósito de ganar más lectoría o sintonía, a despecho de una equilibrada forma de plantear la importancia de una definición.

Esta situación que describe el punto de vista del entrenador de River Plate es un asunto de vieja data que se repite con frecuencia porque, los dueños de los medios de comunicación lo que promueven, induciendo a sus periodistas como primera prioridad, es vender sus portadas y ganar al competidor, cueste lo que le cueste.

Por eso es que muchísimas veces las noticias blancas no interesan, tienen un lugar secundario, no alcanzan  capacidad protagónica, porque hay que privilegiar lo que causa zozobra y hasta daño en la sociedad, como que la prensa no podría autoregularse sin que haya necesidad de aplicar algún código que mal podría ser interpretado como "el control de los medios de comunicación".

Este libertinaje sin límites es lo que lleva a comentarios tal explosivos cuando apenas se trata de un encuentro de fútbol y cuyo resultado sólo se establece en ese ámbito. No hay ni guerras, ni muertes ni heridos, todo lo contrario, se debería incentivar el respeto al rival y a sus seguidores, y si el antagonista es mejor que nosotros, enhorabuena. Reconocerlo.

Gallardo está muy bien considerado en el ambiente rioplatense, no dudamos que la prensa seria (que todavía existe) valorará sus opiniones y encontrará en ellas una sensata llamada de atención a tanto despropósito, muchas veces sin límites, enfrascado en multitudes desbordadas por una cuestión pasional, acaso sin razonamiento, ni serenidad.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." name="Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." data-hovercard-id="Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." class="gD" data-hovercard-owner-id="24" style="color: #202124; font-size: 0.875rem; font-weight: bold; display: inline; vertical-align: top; -webkit-font-smoothing: antialiased; letter-spacing: 0.2px; line-height: 20px;">Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

dom., 4 nov. 19:20 (hace 2 días)
 
para Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." name="mí" data-hovercard-id="Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." class="g2" style="vertical-align: top;">mí
 
 
 
 
 
 
 
Escuetas declaraciones del técnico Marcelo Gallardo condenando a la prensa que ha dicho que la final "River y Boca no es de vida o muerte,porque se trata de un mensaje malo para nuestra sociedad",esto al referirse a la conclusión de la Copa Libertadores de América en juegos de ida y vuelta el 10 y 24 de los corrientes.
Nunca tan bien expresado un juicio que pone en jaque a una gran parte del periodismo deportivo no sólo de Argentina, sino diríamos con más propiedad del orbe porque tales términos violentos y suicidas se usan para inflar la transcendencia de un partido con el único propósito de ganar más lectoría o sintonía, a despecho de una equilibrada forma de plantear la importancia de una definición.
Esta situación que describe el punto de vista del entrenador de River Plate es un asunto de vieja data que se repite con frecuencia porque, los dueños de los medios de comunicación lo que promueven, induciendo a sus periodistas como primera prioridad, es vender sus portadas y ganar al competidor, cueste lo que le cueste.
Por eso es que muchísimas veces las noticias blancas no interesan, tienen un lugar secundario, no alcanzan  capacidad protagónica, porque hay que privilegiar lo que causa zozobra y hasta daño en la sociedad, como que la prensa no podría autoregularse sin que haya necesidad de aplicar algún código que mal podría ser interpretado como "el control de los medios de comunicación".
Este libertinaje sin límites es lo que lleva a comentarios tal explosivos cuando apenas se trata de un encuentro de fútbol y cuyo resultado sólo se establece en ese ámbito. No hay ni guerras, ni muertes ni heridos, todo lo contrario, se debería incentivar el respeto al rival y a sus seguidores, y si el antagonista es mejor que nosotros, enhorabuena. Reconocerlo.
Gallardo está muy bien considerado en el ambiente rioplatense, no dudamos que la prensa seria (que todavía existe) valorará sus opiniones y encontrará en ellas una sensata llamada de atención a tanto despropósito, muchas veces sin límites, enfrascado en multitudes desbordadas por una cuestión pasional, acaso sin razonamiento, ni serenidad.

Corporación Deportiva Fénix

baires2018

Niní, Mujeres reales!