Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Otra vez, lo que ocurrió hace una década vuelve a suceder con el alicaído basket peruano, que al estar suspendido por la FIBA no puede participar en ningún evento internacional al encontrarse inhabilitado y lo más dramático, podría ser puesta en jaque su intervención en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.
La situación estalló hace pocas semanas luego que estar oculta bajo siete llaves. Y se produjo cuando Pedro García desde Asunción nos comentó que el club Regatas Lima había sido impedido de tomar parte en la serie B de la Liga Sudamericana, como consecuencia de los anuncios brindados por Asubásket, órgano continental de la FIBA.
Nada más triste para un deporte que tuvo años de jornadas célebres en canchas nacionales y del exterior, con figuras de orden mundial, que supo granjearse la simpatía de la afición y constituirse en el segundo deporte más popular del Perú luego del fútbol.
Ricardo Duarte quien presidió durante un año el llamado "grupo de trabajo", es decir, una Comisión Interventora encubierta para evitar la desafiliación de los organismos superiores, solicitó al COP que se le reconociera como tal para impedir problemas mayores. Sin embargo a decir del propio Duarte, máximo encestador de los Juegos Olímpicos de Tokio 1964, la dirigencia olímpica nacional le dió la espaldas a esa petición y originó que la FPB quedara en manos de una precaria representación, provocando con ello el cuadro que vivimos a la fecha.
Incluso se conoció que mientras la federación era dirigida por Duarte y tenía en competencia a los seleccionados nacionales entrenados por José Basile, entre otros, se pretendió que con el grupo disidente encabezado por otras personas, se hiciera un equipo mixto para viajar a certámenes fuera del país.
Eso, como era de esperarse, fue rechazado de plano tomando en cuenta que el Grupo de Trabajo contaba con el visto bueno del IPD.
Hoy seguimos pensando que los problemas de nuestro básket están girando en torno a los apetitos personales de unos sujetos que se han beneficiado a costa de dañar su razón de ser.

Corporación Deportiva Fénix

baires2018

Niní, Mujeres reales!