Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Hablamos en algún momento de las dificultades que tenemos en preparar a nuestros deportistas camino a los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Los esfuerzos han sido múltiples en materia de infraestructura que parece que es la prioridad para gran parte de la dirigencia, pero no hay que olvidar que fracasar ruidosamente en materia de resultados nos dejaría muy mal parados.

Dentro de este panorama, nos acabamos de enterar que el club Regatas Lima, la principal institución que en el país promueve e impulsa el baloncesto, especialmente de varones, realizó una gira con sus equipos de menores sub 15. El periplo se realizó a la ciudad de Montevideo y el equipo dirigido por el uruguayo Diego Martínez se impuso en los cuatro cotejos organizados por los charrúas.
Que Perú obtenga resultados tan halagadores en canchas foráneas no es poca cosa, más aún en Uruguay, porque en las últimas décadas no hemos logrado nada importante cuando hemos competido, incluso en muchos casos desistimos de participar por el temor al ridículo. Sin embargo la reflexión es sensata: si no juegas como avanzas, como ganas experiencia, como mides el nivel de tus jugadores.
Regatas Lima tiene desde hace ocho años al frente de su comando técnico al entrenador uruguayo, naturalizado paraguayo Carlos Zanelatto, que ha ganado la liga consecutivamente, incluso enfrentando a clubes de provincias.
Zanelatto logró que las sucesivas directivas del club chorrillano entendieran su filosofía fijando bases para la formación de jugadores desde temprana edad, y renovando en cada temporada el plantel que actuara en la División Superior junto a Real Club, Escuela Militar, CC El Bosque, Centro Naval, entre otros.
Así elementos que parecían indispensables dejaron la institución para seguir su vida profesional en el exterior o dentro del país. sin resentir la estructura remera, aunque es justo y necesario decir que Regatas hizo refuerzos importantes contratando valores en Estado Unidos y Senegal.
Ahora mismo este inopinado resultado obtenido en Montevideo nos abriga la esperanza que las generaciones del futuro podrían potenciar el basket masculino peruano. De ninguna manera para los casi inmediatos Juegos Panamericanos, pero estableciendo que debemos reflotar a todo costo esta hermosa disciplina muy venida a menos en nuestro medio.

 

Arequipa - Perú 2018

Corporación Deportiva Fénix

baires2018

Niní, Mujeres reales!