Mar2Oct 2018

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Se ha hablado mucho en estos días sobre la situación de la Federación Peruana de Fútbol porque hace unos meses el Congreso de la República, seguramente influenciado con el logro de clasificar al Mundial de Rusia, dictaminó una ley que extendía el mandato de Edwin Oviedo hasta el 2020, cuando en Octubre del presente año debería haber un relevo en la conducción del ente federativo.
De por medio la FIFA ha emitido un pronunciamiento en el sentido que si acaso el parlamento nacional resuelve derogar ese instrumento legal, podría recaer una sanción al fútbol peruano, en pocas palabras, inhabilitarlo y dejarlo como un "organismo paria".
A esta altura hay que señalar, por un lado, el apresuramiento que cometió el Congreso de la República al extender el mandato de Oviedo por un período adicional de dos años y en segundo término, la necesidad que el cuestionado presidente deje el cargo a través de una renuncia voluntaria, lo que sería una utopía al considerar que en circunstancias de graves acusaciones por sus relaciones con la justicia peruana, de esto hace sólo semanas, Oviedo no mostró ningún atisbo de dejar la silla presidencial.
Lo grave de todo esto es que Ricardo Gareca fue muy claro cuando renovó contrato, demandando tranquilidad para su trabajo y separar la trigo de la paja. Lo que pretendía el coach, y lo pretende a la fecha, es que los asuntos dirigenciales no se inmiscuyan en los temas futbolísticos. Como habrá sido de contundente que cuando fue presentado a mediados de Agosto, Oviedo ni se apareció por la Videna conde está la sede de la FPF.
Hoy se está en una cierta incertidumbre y eso no es bueno.
Hay que reflexionar en torno a nuestra situación ante el organismo máximo del fútbol mundial. No queremos sinsabores, ni medidas sorpresivas, lo que que anhelamos los peruanos es que Gareca pueda trabajar con confort y a plenitud, sin que nada lo pertube.
Por lo dicho, estimamos que lo más aconsejable sería que el actual presidente, por el bien del país, deje el cargo y se convoquen a elecciones de acuerdo a los estatutos de la federación.

Arequipa - Perú 2018

Corporación Deportiva Fénix

baires2018

Niní, Mujeres reales!