Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Hace ya cuatro años, cuando el 11 de Octubre del 2013, Lima fue elegida sede de los JJPP del 2019, ceremonia acontecida en Toronto, José Quiñones en aquel entonces presidente del Comité Olímpico Peruano y principal propulsor de esta magnífica gestión, se deslizó la idea de compartir escenarios con el Callao, es decir, con nuestra Provincia Constitucional.
No faltaron voces de gentes que discreparon con aquello en el entendido que el Callao, si bien es cierto tiene fronteras geográficas con la capital de la república, representaba otro territorio de aquel asignado por la hoy desaparecida Organización Deportiva Panamericana (ODEPA). Incluso cabe recordar que el principal terminal aéreo del país está en el Callao y no en Lima, me refiero al Aeropuerto Jorge Chávez.
Con la designación de Carlos Neuhaus al frente del COPAL, esta propuesta tomó cuerpo y el Callao se ha convertido más allá de su importancia como sede complementaria para los Panamericanos del año entrante, en un privilegiado de las obras de infraestructura que podrían convertirlo en una apetecible zona para grandes eventos en el mediano y largo plazo.
En primer término, COPAL se encarga a la fecha de la modernización de la Villa Deportiva Regional en la avenida Guardia Chalaca, un gran centro deportivo multiuso para una serie de disciplinas que data desde la década del 90, y que será empleado a plenitud a partir del 26 de Julio del 2019 para los Panamericanos.
En paralelo lo que llaman el "legado" de los Panamericanos para el Callao, básicamente la reconstrucción plena y total del antiguo Estadio Telmo Carbajo, en Bellavista, enclavado en una zona con incidencia social de baja consideración, otorgando con ello un feliz crecimiento de la autoestima.
El Carbajo lleva el nombre de un ícono futbolístico del club Atlético Chalaco, nacido en el siglo XIX, era muy reconocido por la afición del puerto. No hubo mejor homenaje que darle su nombre a aquel escenario que fue el único en pie durante décadas en el pasado. El estadio, si se puede llamar así a ese campo de juego, había sido declarado inhabitable varias veces, con tribunas semidestruídas, con un gramado en el que el sol caía en la tribuna principal (se construyó al revés), con servicios higiénicos a la miseria, hoy aparece como una codiciada joya que pronto estará para el disfrute de la comunidad del Primer Puerto de la República.
De eso se trata en diferentes lugares de Lima como Villa María del Triunfo con un espectacular complejo deportivo y la Villa Panamericana para alojar a los atletas en la zona sur de la ciudad de Lima, serán también beneficiadas con estas inversiones del Estado que se anuncian serán entregadas en su totalidad a fines de Marzo próximo.
Pero no todo queda allí, en un siguiente aporte de nuestra parte, queremos hacer referencia a un serio problema que no se aborda con responsabilidad, que se pasa por alto, Que va a suceder con los escenarios después de los Panamericanos y los Parapanamericanos ? Acaso no hay pésimos antecedentes de descuido y abandono luego que el país construyó con tanto esfuerzo, para que se fueran perdiendo en el tiempo ? Cómo está el estadio atlético de Chan Chan (departamento de La Libertad en el norte), construído hace sólo 5 años para los JJBB del 2013 y cuyo campo fue empleado, meses después como cancha de fútbol ?
Nos queda mucho por hacer.

Corporación Deportiva Fénix

baires2018

Niní, Mujeres reales!