pggpicLos XVIII Juegos Bolivarianos de Santa Marta, Colombia, dejaron importantes vivencias para extraer conclusiones que puedan ayudar al Team Paraguay olimpico a encarar el siguiente desafío (Odesur 2018 en Cochabamba, Bolivia, del 26 de mayo al 8 de junio de 2018) en el avance del nuevo cuatrienio que culminará en los juegos olimpicos de Tokio en el año 2020.

Menos de la mitad de las disciplinas que estuvieron en acción conocieron el podio. La más laureada entre las doce premiadas fue la natación, con siete preseas, dos de oro y el atleta de más alto rendimiento individual, Benjamín Hockin, el único multiple medallista que concretó doble oro.

El tenis - si bien no se vislumbraba al no contar con Vero Cepede, Montse Gonzalez y Sara Gimenez como ocurrió en Trujillo - conoció triple reconocimiento, siendo Camila Giangreco, la figura femenina que se colgó en el cuello todos los metales posibles (el oro de dobles mixtos con Ayed Zatar, la plata individual y el bronce con su compañera Lara Escauriza).

El remo brindó otra actuación descollante, con cinco y otra múltiple medallista Alejandra Alonso con tres de ellas.

El voleibol de playa llegó a su pico más alto con el duo de Michelle Valiente y Patricia Caballero y un valioso título.

También el handbol cumplió lo que se esperaba y revalidó la campaña invicta victoriosa y reconocida con oro en el Perú.

Otra realidad con la que hay que debemos lidiar es que nadie queda quieto en el dinámico escenario deportivo internacional. Todos se superan lo que nos obliga a redoblar esfuerzos. El tenis de mesa es el ejemplo palpable, pues si bien repitió oro, esta vez en equipos, el alto nivel de los jugadores que trajeron los diferentes participantes, resignó las chances de doblete individual de la estrella guaraní, Marcelo Aguirre.

El squash supo duplicar sus mejores producciones en eventos de rango olímpico, con el emblemático Esteban Casarino como estandarte, junto al número 1 actual Nicolas Caballero y con la positiva aparición de nuevas figuras jovenes en podio como Francesco Marcantonio y Luján Palacios.

La doble plata del patinaje y el rugby constituyen otros positivos hechos registrados en estos juegos y otra grata novedad: la inclusión por primera vez de la halterofilia entre las modalidades aportantes de preseas, gracias al atleta Juan Prietos quien obtuvo triple bronce (arranque, envión y total) en una misma prueba (85 kilogramos).

Una conclusión que el departamento técnico del COP ya la maneja hace tiempo, es la necesidad de potenciar deportes como el citado de las pesas, que dan todo un cargamento de medallas. En estos bolivarianos, la halterofilia repartió nada menos que 74!.

Extrañamos la ausencia del futsal y de la "Pantera" Camila Pirelli (que nos dieron oro en Trujillo), aunque el deporte madre registró un bronce con Carmen Martinez que no pudo reprisar el más alto lugar del podio que alcanzó en la misma prueba en el sudamericano adulto de Asunción. Y justamente, la cosecha actual fue de dos metales menos que en la anterior cita. Pero se superó el total (30 esta vez contra 24) y hubo igualmente más premios de plata y bronce.

Corporación Deportiva Fénix

cocha2017

Niní, Mujeres reales!

bolivarianosstamarta2017