Opinión

Compartir

opinion2Siguen pasando los dias, los meses, los años, las décadas. Y es increíble que hasta hoy no se pueda destrabar aún, el más injusto de todos los actos de autoridades gubernativas paraguayas, que perpetraron un verdadero atentado contra el deporte al expropiar indebidamente a la Confederación Paraguaya de Basquetbol, su propiedad de Avenida Republica y 15 de Agosto donde estaba asentada su sede administrativa (edificio de dos pisos) y su emblemático estadio Comuneros.

Demasiada tinta ya se ha derramado sobre este asunto y es archisabido todo lo que representó en su momento y el perjuicio que su sensibilisima pérdida ocasionó no solo al baloncesto (ciertamente el más perjudicado) sino a todo el deporte paraguayo.

Dos fallos de la Corte Suprema de Justicia obligan  a la Comuna de Asunción a resarcir el daño causado. Pero han pasado diversas administraciones y de distintos colores y tendencias politicas, sin aportar solución alguna al asunto.

Ahora, rebrota la esperanza, al borde del descreimiento y la pérdida de la poca fe que aún pocos albergaban en torno a esta situación, a raiz de la presentación de una minuta por parte del edil Hugo Ramirez, solicitando que la Municipalidad cumpla con la obligación que tiene y planteando concretamente que se le otorgue al demandante un predio en la zona de la nueva Costanera Norte.

Tanto se esperó y desesperó a raiz de esta incalificable desidia de nuestras autoridades, que hasta si hubiera un quinto punto cardinal (sea norte, sur, este u oeste o lo que fuere) con tal que termine este innecesariamente mas que dilatado via crucis, que de una vez se resuelva el caso.

Pero si se tuviera que respetar a raja tabla lo que la ley establece (dos fallos definitivos a favor de la CPB en  el caso) y se cuantificara en metálico lo que ello representa, el desembolso por parte de la corporación municipal estaría lejos por encima de los dos millones de dolares amén de lucro cesante, daños y perjuicios, pagos de alquileres de mas de una decena de locales a que se vio obligada a emprender la CPB, etc.

Sin embargo lo que se pide es simplemente que se le entregue la tierra que ya se le destinó en la Costanera. Pero no en el sitio que cita el Concejal Ramirez, sino en la prolongación de la Calle Independencia Nacional, predio en el que invirtió millonaria cifra la entidad cestera, al hacer el refulado del terreno y dejarlo totalmente preparado para la nueva construcción. La comuna, que permitió junto a Obras Publicas que se haga ese trabajo, e incluso en el plano de esas tierras, caratuló el sitio de cinco hectáreas como futuro predio de la CPB, no puede desconocer esta cuestión y trasladar más al norte o con una dimensión menor lo que ya ha definido anteriormente.

El último avance, que entró despues en proceso de marcha atrás, lo que sigue esperando la CPB es la adjudicación de la cuenta catastral.

Gracias a un principio de acuerdo ya establecido con Itaipú se podrá construir un estadio moderno, único en su concepción, genero y capacidad, como merece ser el Estadio Comuneros. Esos tramites amén del intenso lobby durante años encaminado en la Comuna, ya ha finiquitado la dirigencia baloncestica. Está ya encargado el piso de parquet flotante e incluso los tableros y todo el sistema de control electrónico y estadístico.

No hay razón alguna para seguir esperando. El basquetbol, el deporte, la ciudadania, todo paraguayo de bien, debe exigir que ni un segundo más se siga dilatando esta cuestión y que se disponga el finiquito del largo diferendo. Todos exigimos Comuneros ya!.

Compartir

opinion2La actuación de la selección de tenis U16 de nuestro pais en el sudamericano de Colombia fue pobre. Quedamos ultimos en las dos ramas. Pero esto no es algo de lo que se los pueda responsabilizar a quienes nos representan ahora. El problema no surgió con ellos. Viene arrastrandose desde hace tiempo.

Despues de tener sobre todo en la rama femenina, una sucesión de camadas de jugadoras que nos han dado buenos resultados, se ha entrado en un bajón que demuestra la ausencia de figuras juveniles en las categorias de principal proyección (18 y 16).

El hecho es preocupante, pero no podemos echar la culpa a los chicos que fueron a Bogotá a este sudamericano. La propia directiva actual de la APT ha recibido esta herencia gravosa.

No seremos justos si dejamos de reconocer algunas importantes situaciones que son atenuantes para dar una calificación a lo que se registró en esta cita continental.

Hay que empezar por señalar que en la categoría de varones, fuimos con dos jugadores que no son de esta división y saltaron una categoría para cumplir el compromiso, justamente por no haber en esa franja etanea elementos idoneos que pudieran representarnos. No se les podía pedir que traigan resultados en condiciones disimiles a sus rivales, siendo los tenistas más jovenes del campeonato y otorgando un handicap demasiado importante a sus oponentes, máxime que en este nivel, en pleno desarrollo, la forteleza y potencia de los deportistas que están en el rango de edad de la justa, tiene un peso determinante. 

Lucas Britez Risso y Adolfo Daniel Vallejo, están en la categoría de 14 (no en la de 16 en la que fueron a competir)  y embarcados en un proceso de evolución que apunta a futuro y antes de llegar a su desarrollo no se les puede pedir milagros.

En la rama femenina faltaron las dos principales jugadoras. Y tambien por ende se jugó en desventaja.

Ahora vienen las competiciones de 14 y de 12 años a nivel continental, categorías en las que se resiste mejor la comparación con los niveles de otros paises del area. 

Esperamos que en ellas, nuestro tenis pueda cumplir una mejor actuación y que se pueda con un analisis frio, sereno e imparcial, detectar desde la esfera directriz, las causas que motivaron este descenso en el nivel de rendimiento de nuestro tenis en la escena internacional. Los actuales dirigentes, que heredaron esta pesada mochila, tendrán que ver como aliviarla y salir nuevamente adelante.

 

Compartir

opinion2Lo que está pasando en estos dias en el Parque Olímpico parece un hermoso sueño del que uno no quiere despertar. Lo fabuloso es que no hay porque temer no seguir dormidos, porque lo que está pasando es una realidad, grata, absoutamente imprensada pocos años atrás. Y ni que decir cuando a comienzos de los años setenta del siglo pasado, nacía el Comité Olímpico Paraguayo cobijado al amparo de una de las entidades fundadoras, la Confederación Paraguaya de Basquetbol.
Aunque no es nuestra area, observamos fascinados y admirados que un evento de tamaña magnitud mundial, de un ente internacional de primera magnitud, se realice en nuestro querido pais y encima en un local propio de nuestro Comité Olímpico, que cada dia luce más hermoso, completo e imponente, en coincidencia con el entorno urbanistico del area que ocupa.
Y pensar que hace poco menos de medio siglo atrás, registraba tan humildes comienzos, cuando algunos visionarios concibieron la idea de darle por fin al pais un ente tan importante en el deporte como éste. Era tal la ignorancia en cuestiones olímpicas en aquella época, que hasta se confundia su caracter con uno de los clubes más populares del pais y no tenía ni siquiera capacidad para alquilar hasta mucho tiempo despues una modesta oficina, lo que motivó a la Confederacion Paraguaya de Basquetbol para disponer el usufructo de su propia sede para el cumplimiento de sus primeras actividades, sesiones y un espacio fisico para ordenar sus primeras documentaciones y archivos en el Viejo Estadio Comuneros, injustificada y tristemente desaparecido.
Y hoy el basquetbol que antes le hospedaba, deambula sin casa propia en una vida errante sempiterna, con más de una decena de mudanzas buscando sobrevivir, mientras el COP alberga un evento de magnitud mundial y fuera del ambito deportivo!
Al propio tiempo de resaltar la admiración a la grandiosa obra desplegada por la dirigencia olimpica encabezada por Camilo Pérez López Moreira, su infatigable y emprendedor lider, no podemos dejar de reflexionar en la tan triste situación del baloncesto, tan injusta victima de la insensibilidad de politicos o politiqueros que le despojaron de su patrimonio y hasta hoy no se dignan a por lo menos devolverle parte de lo mucho que le usurparon, despues que dos fallos de la Corte Suprema de Justicia, obliga a la Comuna de Asunción a resarcir apenas una parte del gran daño ocasionado, pues si se tuviera que calcular lucro cesante y el perjuicio tremendo que sigue soportando el basquetbol se multiplicarían mucho más los ceros hacia la derecha en la suma final que resulte.
Que extraña dualidad la que se nos presenta hoy: un admirable presente esplendoroso y una repudiable usurpación no resarcida.

Corporación Deportiva Fénix

Puro Deporte en Radio

Escuchá el programa del 20/05, con las novedades de la semana:

descargadakarlogo

medellin 2016

logobanrio2016