ASISMED Toda la Vida

 

puertas cerradas

Por CRISTIAN NIELSEN

Estas dos modalidades se están dando en el futbol que más seguimos los paraguayos después del nuestro: el argentino.

 

Allí las cosas han alcanzado tal demencia que sus responsables han tenido que adoptar un sistema inédito: jugar sólo con público local, sin hinchada visitante. Se ha llegado al colmo de que el denominado “clásico rosarino” –Newells Old Boys vs. Rosario Central- tuvo que hacerse en terreno neutral, a puertas cerradas y sin público. Aun así, el estadio de Arsenal debió ser blindado por 100 policías para contener a merodeadores. Y la guindita de la torta. Hinchas de ambos clubes pagaron hasta 1.000 pesos (unos 130.000 guaraníes) para ver el partido desde tejados de las casas vecinas. Una locura.

¿Qué sentido tiene jugar un partido sin público?

La razón de ser de un espectáculo de las dimensiones del futbol es su carácter convocante, en el que miles de personas concentradas en una gran arena deportiva comparten la pasión por un deporte, por celebrar los logros de la divisa preferida, renegar con sus fracasos y, como no, descargar su frustración pero de palabra y de gesto, no a los tiros o a las puñaladas. Pero lo que debería ser una fiesta terminó convirtiéndose en un campo de batalla con muertos y heridos. Hoy, la discusión que más ocupa a los argentinos no es la inflación o la falta de trabajo sino cómo se va a jugar la final de la copa Libertadores entre Boca Juniors y RiverPlate: con o sin público visitante. Claro, casi en forma simultánea a este final inédito, va a realizarse en Buenos Aires la denominada “Cumbre del G-20”, las veinte economías más desarrolladas del mundo. ¿Qué va a decirle Mauricio Macri a Donald Trump o a AngelaMerkel cuando le pregunten –si lo hacen, naturalmente- porqué semejante espectáculo de clase mundial se juega solo con público local, cuando en los grandes choques de la NBA o de la Bundesliga los estadios desbordan de gente de todos los colores, bebiendo cerveza y comiendo hotdogs? Macri imaginó esta escena y por lo tanto ordenó que en ambosencuentros se admita público visitante. Esto llenó de horror a D’Onofrio y Angelici, como si en lugar de organizar una fiesta deportiva sin precedentes les propusieran jugar en los campos de batalla de Siria o en medio de la guerra civil de Yemen. Así de loco está todo en la Argentina.

¿Y por casa, cómo andamos? Como tenemos una tendencia a la copia acrítica de cualquier cosa, aquí también nos gusta “esperarnos a la salida”, como en la escuela, para agarrarnos a patadas para “arreglar” lo del offside que no fue, o para apedrear algún micro con hinchas contrarios y, cómo no, a veces llegar a los tiros o a las cuchilladas.

Pero todavía podemos juntarnos en un estadio para compartir un espectáculo deportivo inigualable como lo es el futbol.

Veremos hasta cuándo.

Foto de archivo del Diario La Capital: Primer partido disputado por Rosario Central a puertas cerradas contra Temperley en 2015. Despues de tres años, por primera vez el clásico ante Newell's lo disputó esta semana en iguales condiciones y lo ganó 2 a 1 en Sarandí (cancha de Arsenal)

 

Corporación Deportiva Fénix

Boxeo Internacional

baires2018

Comentarios

Mirar atras

brunoesposito@telefonica.net.pe   Con frecuencia solemos escuchar que debemos mirar hacia adelante, evitar con ello, revisar los hechos del pasado, po

15-11-2018
Leer mas

Niní, Mujeres reales!

Futbol

Talentos que iluminan el mundo

Por Cristian Nielsen - Tenía yo 13 años y vivía en un pueblo de la provincia de Buenos Aires. En el único kiosko que vendía revistas –además

15-11-2018
Leer mas
Albirrojos viajan a Sudafrica para amistoso de fecha FIFA

Viajó el primer grupo de la delegación albirroja, con los nueve jugadores del plano local, rumbo a la ciudad de Durban, para el amistoso Fecha FIF

13-11-2018
Leer mas
Luqueño está en la semifinal de la copa Paraguay

En el Ricardo Gregor de Campo Grande, Sportivo Luqueño venció por 1 a 0 a Sportivo Trinidense y avanzó a semifinal en la que se encontrará con Oli

09-11-2018
Leer mas